Fiestas ilegales en Sáenz Peña: desalojaron una donde había 150 asistentes

Los procedimientos policiales se realizaron de acuerdo a las nuevas medidas regulatorias y restrictivas en el marco de la emergencia sanitaria desatada y con la firme intención de garantizar la salud de la población en general, de acuerdo al Plan de Desescalada en el marco del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio.

Durante toda la noche del viernes y madrugada de este sábado, se escuchaban en la Ciudad Termal fiestas clandestinas con música a todo volumen, gritos, sapucais y algunas de ellas hasta con animador, destacó el sitio Periodismo 365.

La Policía del Chaco, viene arbitrando las medidas pertinentes, para regular la circulación y permanencia de personas en lugares de esparcimientos públicos, como parques, plazas, espacios verdes, locales de eventos y otros donde se congreguen o aglomeren personas en grandes masas, debiendo invitar a la ciudadanía a que concurran a sus respectivos domicilios fines de evitar la propagación del coronavirus.

En ese contexto, fuentes policiales informaron que tras varias denuncias de vecinos que no podían dormir por el ruido de la música a todo volumen, desalojaron una fiesta clandestina en calle Mariano Moreno al 1025, de Sáenz Peña. También hubo múltiples denuncias por otras fiestas clandestinas en diferentes puntos de nuestra ciudad, las que continuaban hasta altas horas de la madrugada de este sábado.

Las juntadas masivas se realizan a pesar de las prohibiciones vigentes sobre la realización de fiestas o reuniones con concurrencia masiva de personas. En este caso llegaron al lugar efectivos de la Comisaría 1º, que ya tenían conocimiento que se desarrollaba una celebración no permitida debido a la pandemia actual.

A su arribo, los efectivos constataron a unas 150 personas reunidas, las cuales al ver los patrulleros comenzaron a retirarse, no siendo factible la comunicación con el dueño de casa que no se encontraba presente.

Paralelamente, también por calle 14, se desarrollaba otra fiesta privada en una casa particular del casco céntrico saenzpeñense. Hasta el lugar fueron los efectivos de Comisaría 1º, llamaron a la puerta y ante la presencia policial apagaron el potente equipo de música.

“Eran las 03.15 de la madrugada y los efectivos golpearon insistentemente la puerta y también tocaron timbre, pero no los atendió nadie. Había muchos vehículos estacionados frente a la casa y en los alrededores. Los empleados policiales esperaron un tiempo prudencial y como nadie atendió se retiraron a continuar con sus tareas”, detallaron fuentes policiales.

VIAperiodismo365.com
Compartir