25° Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura: “Leer, para nosotros, ha sido siempre un acto de resistencia”

Mempo Giardinelli, titular de la Fundación organizadora de la 25° edición del Foro por el Fomento del Libro y la Lectura, encabezó la apertura del evento cultural de trascendencia internacional. Aseguró, a partir del lema “Leer en tiempos de incertidumbre”, que “es urgente recuperar la pasión por la lectura e inculcarla como lo que es, un acto de amor supremo, generoso, encantador, formativo”.

En la apertura del 25° Foro Internacional por el Fomento del Libro y la Lectura, el titular de la Fundación MPG, Mempo Giardinelli, refirió al lema de un nuevo capítulo que se inscribe en la historia cultural del Chaco, “Leer en tiempos de incertidumbre”, oportunidad en la que también dio la bienvenida al numeroso público y a las personalidades. Rescató que, en 25 años de foros, arribaron a la provincia más de 800 poetas, pedagogos, bibliotecarios, sociólogos, periodistas, académicos. “La lengua castellana, las ciencias de la educación, las ciencias sociales han tenido siempre un espacio en este Foro, provenientes de 24 países quienes han contribuido al prestigio de nuestra fundación. Más de 40 mil personas asistieron a los 24 foros anteriores y el resultado de tanto talento es una colección sobre Pedagogía de la Lectura”, expresó.

De la apertura también participaron el gobernador Jorge Capitanich y el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, además de la ministra de Educación del Chaco, Daniela Torrente.

Giardinelli dio la bienvenida a los Planes de lectura de todos los países de Iberoamérica. También a los responsables de Planes de Lectura de casi todas las provincias. Y extendió el saludo a personalidades y lectores de Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, México, Portugal, República Dominicana, Cuba, Ecuador, Francia, Honduras, Nicaragua, Serbia, Paraguay y Perú.

“Si algo hemos hecho en 25 años es resistir. Hay evidencias formidables de la resistencia cultural del pueblo argentino. Leer, para nosotros, ha sido siempre un acto de resistencia, que curiosamente hace juego al nombre emblemático de nuestra ciudad, a la ignorancia, a la carencia educativa, a la improvisación. Creemos haber aportado de una manera consistente profunda favoreciendo la conciencia que en nuestro país se ha ido formando en materia de fomento de libro y lectura toda una corriente contemporánea que estamos favoreciendo”, acentuó.

Recordó el lanzamiento, desde la Fundación y hace unos 20 años, del programa en Chaco de las Abuelas Cuenta Cuentos, pionero en Argentina, y también la creación de la primera cátedra de Pedagogía de la Lectura del país. “Tenemos más de 20 libros publicados con las ponencias de todos los foros anteriores”, destacó y mencionó el trabajo solidario con comedores y merenderos, y el apadrinamiento de decenas de bibliotecas escolares.

“Hemos sabido siempre que es urgente recuperar la pasión por la lectura e inculcarla como lo que es, un acto de amor supremo, generoso, encantador, formativo”, expresó y dijo compartir ese concepto “con miles de docentes, bibliotecarios, mediadores de lectura que en todo nuestro ancho y largo país también resisten”. “Somos muchísimos quienes trabajando en el interior del país impulsando docencias fundamentales silenciosas pálidas en la consciencia de que no hay peor violencia cultural que el embrutecimiento que se produce cuando no se lee”.

Recordó el 7mo Foro y su lema de “Leer en tiempos de crisis”. “Podría pensarse que la crisis ahora es una incertidumbre que no es sino la falta de seguridad, de garantía, la falta de confianza. Te produce una alteración de ánimo que genera inquietud, zozobra, angustia y es lo que viene sucediendo en todo el mundo y nos afecta como especie”.

Rescató a los “grandes lectores” y adictos convocados a este Foro, “maestros del exquisito arte de leer y de hacer leer, una de las acciones humanas más estimulantes y necesarias, y más sutilmente enriquecedoras. El antídoto mejor para estos tiempos tan difíciles en que la peste inaugural de este tercer milenio se combina con la degradación ambiental y el embrutecimiento sistemático de las jóvenes generaciones. Su ignorancia es en algunos sentidos atemorizante.”

Mencionó distintas corrientes y aseguró que “la estructura social universal se empobrece en múltiples sentidos. No puedo concebir un mundo que no reconozca y no practique y no enseñe la lectura”.

“Toda reflexión está teñida por el contexto social. Y en estos días de pandemia, por las restricciones, el achicamiento en el trabajo, las jubilaciones, la restricción, la salud, los derechos en general, la lectura viene cumpliendo un papel extraordinario en todo el mundo. Es un suave, pero creciente clamor”, manifestó.

Retomó el concepto de “Lectura e incertidumbre” y recordó otros a los que fue convocado como el de “lectura e inclusión” y “lectura y contexto social”. “Es una casualidad notable porque habla de una preocupación común generalizado en el campo de la lectura. (…) La educación y la lectura son dos caras de una misma moneda, no hay educación posible si no se lee mucho y bueno”.

Planteó dos interrogantes: ¿cómo abordamos esta crisis que siempre produce exclusión social? Y ¿cómo leer en medio de tanta incertidumbre? “No creo tener la respuesta, pero sí creo y estoy seguro que desde la lectura ayudamos a la sanación del mundo. Leer es un alimento necesario un salvavidas maravilloso para todos los pueblos del planeta. Estamos a años luz de brindarlos masivamente. Y en Latinoamérica con los contratos sociales polarizados por las políticas en pugna que se expanden a veces como manchas venenosas, hoy no veo otra perspectiva de resistencia que entender que la lectura es una batalla por dar. Eso es lo que nos convoca porque sabemos que esta instancia de emergencia sanitaria va a pasar como pasaron todas las pestes las guerras y las injusticias, la humanidad siempre se recuperó y supo estar por encima y después de los dolores en las grandes tragedias”, expresó.

“Por eso –dijo para finalizar- en esta Fundación estamos convencidos de que el Foro, cada foro es siempre un espacio para la esperanza. La Argentina es una Nación en construcción lectora, luchamos contra la no lectura que da pie a constantes improvisaciones que arraigan en la ignorancia de gran parte de la población”.

Por último y como parte de la bienvenida, agradeció a todo su equipo de trabajo.

Compartir