Comenzó la vacunación de voluntarios en el Hospital Militar Central contra el coronavirus

El director del Hospital Militar Central, Sergio Maldonado, confirmó que hoy comenzó allí la vacunación de voluntarios que participan de la última etapa de experimentación de la vacuna contra el coronavirus que desarrollaron conjuntamente las empresas Pfizer y Biontech, y se está testeando también en Brasil, Estados Unidos y Alemania.

“Como Hospital Militar Central firmamos un convenio hace unas semanas y a partir de ahí empezamos a trabajar con el investigador principal Fernando Polack y su equipo, y también con los representantes del Laboratorio Pzifer, que es el que va a producir la vacuna”, dijo Maldonado a Radio Rivadavia.

En virtud de ese acuerdo, el Hospital se comprometió a aportar “la infraestructura, parte del equipamiento y del personal especializado”, un total de 70 personas, entre “médicos y vacunadores” que “participan como investigadores”.

Además, hizo falta comenzar con “una etapa de preparación y capacitación que pudimos cumplimentar muy bien”, por eso “a partir de esta semana empezamos la vacunación de los voluntarios”.

Maldonado explicó que “son más de 25.000 los voluntarios” anotados para el testeo de 4.500 personas en Argentina que, “a diferencia de los otros tres lugares” donde se está realizando esta tercera fase, centraliza la vacunación de voluntarios “en el Hospital Militar” como único punto, “lo que es un desafío para los investigadores y para nosotros como hospital”.

“Los voluntarios que se van a vacunar forman parte de una base de datos que aporta la misma Pfizer, no depende de nosotros”, explicó

“Los seleccionados van siendo citados por los mismos investigadores y a medida que van llegando se los somete a un circuito que incluye entrevistas, un consentimiento informado y algunos estudios”, dijo.

Es decir que previo a la aplicación hay “toda una seria de pasos previos que necesariamente tienen que ser cumplimentados”.

A fines de julio, Pfizer afirmó que proyecta tener la vacuna contra el coronavirus lista para fin de año, aunque advirtió, en coincidencia con otras empresas que entran en la última fase de experimentación de sus productos, que la disponibilidad dependerá de las entidades regulatorias y capacidad de logística de cada país.

“Estamos viviendo momentos muy difíciles, creemos que la foto de los primeros adultos vacunándose antes de fin de año nos dará mucha esperanza”, aseguró en ese momento Graciela Montes, jefa de Asuntos Científicos y Médicos para Mercados Emergentes de la División de Vacunas de Pfizer.

La representante de Pfizer señaló que la compañía se encuentra produciendo las dosis para que, una vez finalizados los ensayos clínicos, si éstos son positivos “la disponibilidad sea inmediata”.

Las otras vacunas

Según lo último reportado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay otras cuatro vacunas en Fase 3: la de AstraZeneca, la de Moderna y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID); dos de Sinopharm (una con el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan y la otra con el Instituto de Productos Biológicos de Beijing), y la de Sinovac.

Además, otras 20 se encuentran en distintas fases de ensayos clínicos y unas 139 en estudios preclínicos, es decir que todavía no fueron probadas en humanos.

Voluntarios para testear la vacuna participan con “alegría” del experimento

Tres voluntarios que participarán de la última fase de experimentación de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer y Biontech usaron sus redes sociales o los medios de comunicación para contar que acudirán con “alegría y responsabilidad” a recibir las dosis en el Hospital Militar, y con la expectativa de “colaborar” en la resolución de la crisis sanitaria mundial desatada por la pandemia.

“¿Por qué ser voluntaria de la vacuna de Pfizer-Biontech? Pienso que colaboro con lo hecho por el Estado para garantizarle a la población argentina el acceso a la vacuna en cuanto esté lista y asegurársela al personal esencial, mayores de 60 años y a grupos de riesgo. 26/8 Hospital militar, ¡allá vamos!”, escribió en su Twitter Florencia, que es licenciada en Ciencias Políticas.

En cambio, a Eugenio Albrecht -oriundo de Oberá- le tocará ir el próximo 15 de agosto, según le contó a radio LT17 de Misiones.

“La expectativa es de que realmente sea un paso bueno para resolver esto que tanto nos preocupa y que nos mantiene encerrados y con miedo”, dijo este pastor evangélico que se anotó junto con su esposa enfermera.

La noticia de que había sido seleccionado para participar del testeo la recibió “con mucha alegría y responsabilidad” porque dice que lo que lo “moviliza” es su “compromiso de fe”.

“Si podemos hacer algo por el otro, ¿por qué no hacerlo?”, se preguntó retóricamente.

En tanto, el economista y profesor universitario Luis Arguero aseguró que “no dudó un segundo” al momento de tomar la decisión, porque lo vivió como una oportunidad para “ser parte de la solución a un problema”.

“No lo consulté con nadie de mi familia, pero tampoco fue impulsivo. Pienso que quizás tenga suerte y que me inyecten la vacuna, porque hay un grupo que es de control y solo recibirá placebo”, dijo al programa Tercer Tiempo de Led FM.

De 42 años y padre de tres hijos, Arguero recibirá la primera de dos dosis, el próximo 28 de agosto.

“Siendo una persona de mediana edad, en buen estado de salud y teniendo la voluntad de contribuir, daba con el perfil de voluntario. En cambio, mis padres y algunos conocidos no podrían por ser grupo de riesgo. Por eso, en mi caso, hay que ponerse la camiseta y embarrarse”, concluyó.

 

 

FuenteTélam
Compartir