Autoculto: “Se realizó con debida autorización y no hubo un solo caso sospechoso”, afirmó la defensa del pastor Ledesma

El pastor Ledesma fue citado a indagatoria en carácter de imputado en la causa judicial que lo investiga por violar las medidas impuestas para evitar la propagación de una enfermedad peligrosa, tal lo plantea el Código Penal, al convocar a un autoculto el 31 de mayo pasado. Su abogado, aseguró que contaban con las autorizaciones tanto de la Provincia como del Municipio, y que se cumplieron con todas las medidas de bioseguridad, por lo cual no se registró ni siquiera un caso sospechoso de coronavirus entre los fieles que participaron de la celebración.

Ledesma fue citado por la Justicia Federal para este viernes a las 10, a una declaración indagatoria a través de una videoconferencia, como imputado en la causa penal. No obstante, tal como lo ratificó el abogado Marco Molero en declaraciones para CIUDAD TV, presentaron de manera espontánea un escrito en el marco del artículo 279 del Código Procesal Penal de la Nación, un escrito de 14 páginas “en el que explica o da las razones que entiende pertinente al efecto de la causa” y donde se describe lo relativo “a las autorizaciones, por un lado, que recibió el pastor Jorge Ledesma para celebrar el culto de pentecostés el 31 de mayo; al mismo tiempo de exponer las formas protocolares de bioseguridad que se adoptaron y que, por supuesto, condujeron a que no hubiera un sólo contagiado, siquiera un sólo caso sospechoso en referencia a la grey que concurrió a esa conmemoración tan cercana, tan cara, al pueblo del culto evangélico”.

Para el abogado, al momento de la intervención de la Justicia Federal, “lo que hubo fueron funcionarios que apresuradamente sostuvieron que entendían que no hubo autorización. Pero, cuando el Ejecutivo provincial y el Ejecutivo municipal hubieron de ser requeridos por la Justicia para que informen si autorizaron la celebración del culto en ocasión de pentecostés, ambos dijeron que sí, que efectivamente habían autorizado”.

Indicó que la autorización del Municipio fue “de dos maneras: mediante una autorización genérica para la celebración de autoculto, por un lado, y una específica para actividades en el culto del pastor Ledesma durante el mes de mayo previendo específicamente la celebración del pentecostés. Esto se hizo, no solo por resolución, sino por ordenanza”.

Por su parte, señaló que al momento de contestar el gobernador Jorge Capitanich en su carácter de titular del Ejecutivo, si había autorizado a Ledesma la celebración de ese culto el 31 de mayo, “dijo que, efectivamente”. “Por un lado, dio personalmente la autorización y luego se comunicó vía telefónica con el intendente de Resistencia (Gustavo Martínez) y coordinaron la autorización para la celebración de ese culto”.

Asimismo, aseguró que tanto la provincia como el municipio suministraron colaboración con agentes y guardia urbana para la organización y desarrollo del culto.

En cuanto a la declaración indagatoria de este viernes, aseguró que no demandará “más de cinco minutos, por cuanto alcanzará a remitirse a lo que ya se explicó en detalle en este memorial al que estoy haciendo alusión. Que, por cierto, tiene exactamente el mismo valor que una declaración de imputado”.

Reiteró que “ha sido el titular del Poder Ejecutivo quien dio la autorización y lo reconoció en un escrito que fue oportunamente remitido por la Asesoría general de la Gobernación al tiempo de contestar el requerimiento del fiscal”. “Si eso es así, hay muy poco en este caso. Hubo una celebración en la fase que usted quiera, pongamos fase 1. El delito que se le endilga al pastor Jorge Ledesma consiste en haber violado normativas impuestas restrictivas tendientes a la protección de evitar la propagación de una epidemia, como dice el Código, pandemia en el caso que nos toca vivir. Pero quienes fijan las restricciones son precisamente quienes autorizaron la celebración de este culto. Ha sido una actividad absolutamente autorizada”, afirmó.

Para Molero, “nosotros damos argumentos sobrados para que se disponga el sobreseimiento”. “No habría otra alternativa posible en relación al mérito procesal de Ledesma, pero incluso cuando lo hable, muy posiblemente le sugiera que ofrezca la realización de tareas comunitarias para solucionar un pragma o conflicto de carácter penal que, entiendo, no existe, sino para que se conozca la obra que está llevando adelante Ledesma y su enorme equipo en cuanto a las no menos de 14 mil raciones semanas de comida con las que asiste a la comunidad en general o con colaboraciones con el Ministerio de Salud en el programa para detección de casos sospechosos de covid-19. Será una buena vidriera para que la gente sepa la actividad social que hay tras un culto que se realizó con debida autorización y no hubo un solo caso sospechoso”.

 

Compartir