“Acordate que vos tenés una hermanita”: la amenaza a la testigo clave del femicidio de Liliana Gauna

Una testigo clave por el femicidio de Liliana Gauna fue amenazada por uno de los imputados en la causa. Fue luego de que ella advirtiera que en la habitación de una vivienda de Puerto Vilelas estaba Liliana, aparentemente ya sin vida.

Liliana Gauna fue asesinada y su cuerpo encontrado en un pastizal, cerca de donde funcionaba la fábrica Molinos, en Puerto Vilelas.

Una testigo clave del caso donde se investiga el femicidio de Liliana Gauna, la joven de 18 años cuyo cuerpo apareció el 20 de julio en los alrededores de la exfábrica de Molinos, en Puerto Vilelas, fue amenazada por uno de los implicados.

Según pudo saber CHACO DIA POR DIA, la testigo declaró el lunes ante el fiscal Héctor Valdivia. La misma recordó que la noche del 11 de julio vio por última vez a Liliana en la casa de uno de los implicados, cerca de la zona del terraplén, en el barrio Molinos, de Vilelas.

La testigo vio como Liliana ingresó a la vivienda junto a Rubén Edgardo Romero, alias “Porqui”. Minutos más tarde, el sujeto salió, pero Liliana no. La testigo contó que luego pidió permiso para buscar un balde desde adentro del lugar y ahí fue cuando divisó el cuerpo de la víctima en una habitación de la casa, acostada en la cama, boca arriba, desnuda desde la cintura para abajo. Ella cree que ya estaba muerta.

De acuerdo a su declaración, tras ver esa situación, “Porqui” le espetó una amenaza directa para que no revele nada de lo presenció. “Acordate que vos tenés una hermanita”, le advirtió. Afuera de la casa, un grupo de hombres seguían reunidos, bebiendo alcohol.

Esa noche, la testigo también divisó en el lugar a Oscar Alberto Romero, apodado “Cachorrito”, de 31 años de edad, y a Carlos Gabriel “Mojo” Gómez de 36. Ambos se encuentran detenidos, junto a “Porqui” y a Ramón “Linyera” Benítez, de 36 años.

¿Por qué no denunció lo que le ocurrió a Liliana? ¿Por qué lo hizo recién ahora? Por miedo, según le reveló al fiscal Valdivia. De acuerdo a su testimonio, desde ese momento la joven no puede dormir con normalidad. Presenciar esa escena y la amenaza que recibió del presunto asesino le provocó terror y a la vez culpa por mantener el secreto hasta el 17 de julio, cuando declaró ante la policía todo lo que sabía. “Ya no podía más, me estaba volviendo loca”, reconoció.

Tres días después empleados municipales encontraron el cuerpo de Liliana cerca de la fábrica donde funcionaba Molinos Río de la Plata, a 500 metros de donde se la vio por última vez con vida.

Por este caso, cabe recordar que la secretaría de Derechos Humanos y Género, a través del coordinador de Litigios Estratégicos, Paulo Pereyra, se presentó como querellante en representación de la madre y el padre de la víctima.

Según los datos preliminares de la autopsia, Liliana fue asesinada mediante asfixia mecánica y hasta el momento no se registró signos de abuso sexual. El fiscal Valdivia aún tiene tiempo para resolver la situación procesal de los imputados y el delito que se le imputará a cada uno de ellos.

Nota relacionada 

Confirman que el cuerpo hallado en Vilelas es el de Liliana Gauna

Compartir