¿Cómo llega el Chaco a la desescalada?: especialistas marcan dudas y cuidados a tener en cuenta en esta nueva etapa

La ingeniera en sistemas de la información e investigadora de la UTN, Soledad Retamar y el gerente del Sanatorio Francés de Córdoba y miembro del Consejo Directivo Global de EndCoronavirus, Zacarías Bustos, aportaron su mirada respecto de cómo llega la provincia al plan de flexibilización del aislamiento social, preventivo y obligatorio que comienza este sábado. Destacaron que hay una cierta estabilidad en los números pero que son aún muy altos.

Foto: Jorge Tello

El sábado comienza el proceso de desescalada del aislamiento social, preventivo y obligatorio en el Chaco. El mismo consiste en una flexibilización paulatina y coordinada de distintas actividades hasta lo que se pretende será la “nueva normalidad”, la cual llegaría en septiembre.

Advertisement

¿Cómo está parada la provincia previo a este proceso? Desde que comenzó la pandemia por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, murieron 133 personas, se contagiaron 3.155 y recibieron el alta médica definitiva 2.390. Quienes aún continúan cursando la enfermedad son 632, la mayoría aislados en su domicilio. Hay 44 pacientes internados, 11 graves en terapia intensiva. Son 43,3 los días de duplicación de los contagios mientras que la tasa de contagio es de 1,6%. En el Gran Resistencia continúa habiendo transmisión comunitaria del virus.

Soledad Retamar, ingeniera en sistemas de información e investigadora de la Regional Concepción del Uruguay de la Universidad Tecnológica Nacional y Zacarías Bustos, gerente del Sanatorio Francés de Córdoba y miembro del Consejo Directivo Global de EndCoronavirus analizaron para CHACO DIA POR DIA estos datos y mostraron sus dudas respecto a lo que se viene.

“Lo que vengo viendo en el Chaco es que si bien hay una estabilidad, la misma es alta a como venía”, señaló Soledad Retamar. “Semanalmente tienen algunos escalones, pero vienen en unos 55 casos promedios diarios en las últimas semanas y se ha mantenido”, añadió.

En relación al proceso de desescalada, la ingeniera indicó que “hay que tener muchísimo cuidado con estas aperturas porque no es un número bajo tener 55 casos diarios y más teniendo en cuenta la población del Chaco”.

“Hoy son una de las provincias fuera de lo que es el AMBA que peor está a nivel nacional y creo que la apertura tiene que tener muchísimo acompañamiento y compromiso por parte de la sociedad para evitar que esto se empiece a desmadrar”, alertó.

Relativizó también la importancia del indicador conocido como “días de duplicación”, que mide la cantidad de tiempo que requiere la enfermedad para multiplicarse. “Cuando uno tiene tanta cantidad de casos, ese no es un indicador que sirva para medir una evolución porque no está teniendo en cuenta las variaciones que tienen los casos por los acumulados que arrastra”, explicó.

“A medida que el número de casos acumulados crece, el indicador en particular, el de días de duplicación, deja de ser un dato a seguir o un indicador válido para ver la evolución, más que nada porque no refleja posibles brotes que pueda tener la provincia. Además, que si en 40 días, decimos que ustedes en lugar de tener tres mil casos van a tener seis mil también es bastante peligroso”, señaló.

La ingeniera reconoció que si bien los datos del Chaco muestra más estabilidad que semanas atrás, y cierta mejoría, lo real es que hay “que tener muchísimo cuidado y prestarle atención sobre todo a la cantidad de casos diarios que se vienen notificando de que no crezca con respecto a semanas previas”.

“Lo ideal sería que se comiencen a bajar estos casos diarios porque sino inevitablemente, al seguir acumulando casos de a 50 llega un momento en que los sistemas de salud tienen que tener mucha más capacidad y no pueden acompañar ese crecimiento”, afirmó.

En cuanto a las actividades que se comenzarán a flexibilizar, la especialista evaluó que algunas serán más peligrosas que otras y por eso hay que tener especial cuidado. “Hay algunas actividades que veo que se van a habilitar en el plan y que considero que no van a ser peligrosas o que tienen menor riesgo, pero hay otras que son un tanto dudosas, como por ejemplo el tema de cultos o los shoppings”, afirmó.

“Cuando hay más concentración de gente está mucho más en juego el compromiso que tengan las personas para mantener la distancia, el uso de barbijo continuo. Después, en general, el paseo de los niños al aire libre, siempre y cuando se mantengan las distancias y el uso de tapabocas, no veo que sea un peligro y además reactiva la economía”, aseveró.

“Lo que haga falta”

Por su parte, Zacarías Bustos, afirmó que la tasa de letalidad en el Chaco continúa siendo alta. “Está en más de 100 muertos por millón de habitantes, muy lejos de CABA que tiene 325 pero lejos también del promedio del país que es de 60 por millón de habitantes (casi el doble)”, comparó.

“Hay que fortalecer sistema sanitario con mejores tratamientos, interconsulta a especialistas de todo el país, lo que haga falta”, apuntó Bustos.

En cuanto al aislamiento que se está realizando en el Chaco de los pacientes positivos, consideró que hay demasiados de ellos cursando su enfermedad en sus casas. Y que una política adecuada sería trasladarlos a centros extrahospitalarios para cortar de cuajo la posibilidad de transmisión.

“De 630 activos, 600 están en aislamiento en domicilio. Debería estar la mayoría en instituciones intermedias para cortar drásticamente la transmisión. Es la única forma. Quizás un incentivo como en Provincia de Buenos Aires de 500 pesos por día para los que viven del día a día”, propuso.

Al analizar el mapa que actualiza a diario la organización EndCoronavirus, Bustos explicó que el departamento San Fernando se mantiene estable; el Libertad está en crecimiento e Independencia también marca un leve crecimiento. “En el departamento Comandante Fernández hay que seguir con atención para apagar ese brote que está a la baja”, apuntó.

En cuanto a la ocupación de camas de terapia, señaló que con 11 camas la misma se “mantiene muy estable”. “Mismos valores prácticamente que hace 15 o 20 días atrás”, recordó.

“El panorama es estable. La duplicación de casos cada 40 días. Eso es bueno. Los casos no crecen demasiado, suben y bajan como desde el principio, pero no escalan bruscamente. Pero hay que estar alertas”, indicó.

Mientras mayor es la sensación de estabilidad, más se relaja la gente y descuida medidas de higiene y distancia social. Hay que comunicar bien y constantemente qué tiene que hacer la gente. Compromiso ciudadano. La solución a esta pandemia es colectiva. La gente tiene que acompañar al Estado, sin importar la identidad política. De esto salimos entre todos”, cerró.

Notas relacionadas 

El gobierno dio más detalles de la fase 1 de desescalada que comenzará el próximo sábado

Gimnasios, bares y paseos: punto por punto, el plan de desescalada hacia “la nueva normalidad” en el Chaco

Advertisement
Compartir