¿A quién le hacemos caso al gobernador Capitanich o al pastor Ledesma?

He leído este martes el mensaje enviado por la Ministra de Salud Pública de la Provincia, utilizando la página oficial del Ministerio, agradeciendo la participación de cientos de jóvenes visitando casa por casa de personas “supuestamente” con síntomas de coronavirus.

Por Rubén Ruffino

Nadie, con sentido común puede dudar, que mandar esa cantidad de gente a la calle a lo único que conduce es a poner en riesgo a los mismos, y ser portadores del virus. Al menos es lo que escuchamos permanentemente de los médicos especialistas que asesoran al Presidente.

Esta Ministra que ha demostrado una total incapacidad para manejar y ordenar toda esta dolorosa etapa sanitaria, tiene el “privilegio” de habernos colocado, como la peor provincia del país en esta crisis por la cantidad de contagios y muertes en primer lugar en esa desagradable grilla. No es menos cierto que esa situación obligó al Gobernador a cumplir el rol de Ministro de Salud y comunicador oficial ante la opinión pública con el resultado que todos conocemos.

Esa ineptitud, reconocida por el propio Gobernador, lo llevó a integrar un comité técnico que lo asesore (más vale tarde que nunca) que aconseja: “Que, estando el virus en plena circulación comunitaria, el eje de todo es que cada uno de nosotros se mueva sólo 2m2 y no quedarse en la calle”. Lo cual guarda relación directa con los que dicen los infectólogos al respecto.

Por eso cabe preguntarse a quién le hacemos caso al Gobernador y su comité de técnicos o al pastor Ledesma que a través de su incompetente embajadora Ministra, felicita a quienes hacen lo contrario, poniendo en riesgo no sólo a estos chicos bien intencionados, pero mal asesorados, y a los b… que como muchos chaqueños cumplimos al pie de la letra con la cuarentena en cada una de sus fases, por solidaridad y pensando en el bien común.

Compartir