Apartamiento de policías violentos: “No hay interpretación que pueda ir contra la Constitución”, afirmó la ministra Zalazar

La ministra de Seguridad y Justicia del Chaco, Gloria Zalazar, aseguró hoy que se mantiene el apartamiento de los cuatro policías que protagonizaron la brutal agresión contra jóvenes qom de Fontana y que provocó la renuncia de la anterior cúpula policial. En ese sentido, explicó que la decisión del Ejecutivo se basa en una interpretación constitucional y recalcó que “no hay otra interpretación posible”.

Gloria Zalazar, ministra de Justicia y Seguridad.

En declaraciones a Radio Provincia, la titular de la cartera de Seguridad y Justicia se refirió a la situación de los cuatro agentes policiales que fueron separados preventivamente mientras permanecen bajo investigación de la justicia por las brutales agresiones contra jóvenes qom en la ciudad de Fontana. En ese contexto, Zalazar explicó que el caso es investigado administrativamente por el Organo de Control Institucional (OCI) y que lo que se adoptó desde el gobierno del Chaco, a través del Ministerio de Seguridad y Justicia, es una “lectura e interpretación constitucional”, a partir de los tratados y convenciones internacionales de defensa de los derechos humanos incorporados a la Constitución Nacional reformada en el año 1.994.

Advertisement

“No hay interpretación posible de ninguna norma administrativa, interna, reglamento, ley de menor jerarquía que pueda ir en contra de una interpretación constitucional”, afirmó la ministra de Seguridad y Justicia y excamarista penal. Y agregó que ese “es el paradigma que se crea en el año 1994 con la reforma de la Constitución Nacional y la incorporación de todas las convenciones internacionales, de las cuales Argentina es parte y garante”.

“No importa cuál es la norma, si tan vieja o tan nueva, que se tenga que aplicar, la interpretación del derecho debe ser armónica al plexo constitucional. Cualquier norma administrativa aplicada debe ser interpretada en ese contexto”, recalcó Zalazar.

Vale recordar que la decisión del gobierno del Chaco de mantener en situación “pasiva” a los cuatro agentes policiales provocó al renuncia de la anterior cúpula policial que exigió al gobernador Capitanich que los mismos retornaran a la actividad luego de haber sido liberados por la jueza de Garantías Nº 3 de Resistencia, Rosalía Zozzoli. El mandatario chaqueño mantuvo la medida y aceptó la renuncia de la cúpula policial y designó como jefe al comisario general Ariel Acuña. La decisión del Ejecutivo fue respaldada por la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic y por el Comité Nacional de Prevención de la Tortura, además de otras organizaciones sociales, políticas y de derechos humanos.

Con respecto a la Dirección de Control Policial que a partir de su puesta en funcionamiento reemplazará la tarea que actualmente desempeña el Órgano de Control Institucional (OCI) en la investigación de irregularidades cometidas por integrantes de la fuerza policial, la ministra dijo que la intención es que el cargo sea cubierto a partir de un concurso de oposición y antecedentes aunque no descartó que se designe a una persona de manera provisoria “para que empiece a funcionar”.

Advertisement
Compartir