Gustavo Martínez: “Se trabaja por primera vez en la historia con una planificación adecuada”

El intendente de Resistencia, Gustavo Martínez, dialogó con CIUDAD TV, tras un intenso recorrido que llevó a cabo este viernes por las obras de desagües que avanzan en la ciudad capital, en el marco de un ambicioso plan para prevenir futuros anegamientos. "Es una gran tarea preventiva para poder llegar a medidas de septiembre con todo el sistema saneado y recuperado", acentuó.

“La ciudad de Resistencia necesita una inversión importante en materia de infraestructura de desagües para construir nuevos. Pero entendemos que el trabajo planificado de recuperación, limpieza y saneamiento de los mismos alivia mucho la situación cuando se producen las lluvias que se dan en el último trimestre y el primero del siguiente año”, recalcó.

Advertisement

“Se está trabajando por primera vez en la historia con una planificación adecuada y una articulación con Vialidad provincial y la Secretaría de Desarrollo territorial y Ambiente de la provincia en los grandes canales de vuelco, los canales internos a cielo abierto, los entubados y en los desagües barriales que también tienen alcantarillas y están entubados y entradas de vehículos con losa”, describió.

Sobre este esquema se construyen cinco nuevos canales, “conectando Quijano con 16”. “También en todo el oeste, en paralelo a la ruta 11, al aeropuerto, conectando Carpincho Macho con el canal 16, como toda la cuenca del arroyo y su hueco hacia el río Negro y hacia la colectora”, graficó.

Para esto, hay dos excavadoras afectadas, “orugas”, tres retroexcavadoras para los principales canales internos y cuatro camiones para los deshechos. Por primera vez también se están limpiando los conductos entubados de las principales calles y avenidas pavimentadas. “Hay una gran cantidad de barro y de tierra que se sacan”, apuntó y comentó que para esa tarea está afectada una minicargadora, dos camiones volcadores, tres  cuadrillas de paleros y camiones desobstructores. En las redes secuendarias, dijo que hay un trabajo “más artesanal”. Allí trabajan 14 cuaderillas de personal de palas, unos 120 trabajadores, seis retroexcavadores, ocho camiones para retirar el barro y dos tractores.   “Es una gran tarea preventiva para poder llegar a medidas de septiembre con todo el sistema saneado y recuperado”, acentuó.

Advertisement
Compartir