Anulan las domiciliarias concedidas a represores condenados por la Masacre de Margarita Belén

Así lo resolvió la Sala 2 de la Cámara Federal de Casación Penal. Se trata del excoronel Horacio Losito y del exteniente Ernesto Simoni, ambos condenados a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos en el Chaco y el primero también en Corrientes. Por la emergencia del COVID-19, habían sido beneficiados con la domiciliaria por el Tribunal Oral de Resistencia que ahora deberá dictar una nueva resolución acorde a los fundamentos de Casación.

La Sala 2 de la Cámara Federal de Casación Penal resolvió anular las prisiones domiciliarias concedidas a los represores Horacio Losito y Ernesto Simoni por la emergencia del COVID-19. Ambos se encuentran cumpliendo una pena de prisión perpetua con sentencia firme por la Masacre de Margarita Belén y el primero de ellos también por delitos de lesa humanidad cometidos en Corrientes, más precisamente en el ex Regimiento de Infantería 9 de esa provincia.

Las resoluciones fueron dictadas este jueves 18 de junio y llevan las firmas de los camaristas Carlos Mahiques, Guillermo Jacobucci y Alejandro Slokar.

A fines de marzo de este año, los jueces del Tribunal Oral Federal de Resistencia, Juan Manuel Iglesias y Eduardo Belforte decidieron conceder el beneficio de la prisión domiciliaria a ambos considerando que se encontraban comprendidos dentro de los grupos de riesgo de contagio de COVID-19 y que permanecer en un establecimiento penitenciario podría acrecentar los peligros de contraer esa enfermedad. Las medidas habían sido apeladas por el fiscal federal ad hoc de Derechos Humanos, Diego Vigay; y por las querellas de la Secretaría de Derechos Humanos y Género de la provincia de Chaco, con el patrocinio letrado del doctor Duilio Jorge Ramírez, y la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, representada por el doctor Manuel Brest Enjuanes.

Losito había sido el primer represor condenado en el Chaco que accedía al beneficio de la prisión domiciliaria por los supuestos riesgos de contagio de coronavirus en establecimientos penitenciarios y por estos días cumple su condena en su domicilio de la Ciudad de Buenos Aires. Antes de recibir el beneficio, se encontraba alojado en la Unidad 34 de Campo de Mayo a la que volvería luego de que el TOF dicte un nuevo pronunciamiento tomando los fundamentos del fallo de Casación.

En el caso de Simoni, la medida aún no se había concretado porque el represor se encuentra detenido a disposición del Juzgado Federal Nº 1 de Resistencia procesado en otras causas por delitos de lesa humanidad por las que todavía no fue juzgado. Se encuentra alojado en el Pabellón Nº15 de la Prisión Federal Norte de Resistencia (U7), destinado a detenidos en causas por Terrorismo de Estado.

Más allá de la gravedad de los crímenes cometidos por los que fueron condenados ambos exmilitares, las principales objeciones estaban dadas en que para conceder los beneficios el TOF de Resistencia no evaluó las condiciones de infraestructura sanitaria para atender la emergencia del COVID-19 con las que contaban los establecimientos penitenciarios en las que se encontraban alojados tanto Losito como Simoni, ni tampoco los dictámenes del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que indicaban que los establecimientos penitenciarios estaban en condiciones para brindar a ambos el tratamiento de acuerdo a las patologías que presentaban.

No corresponde con la Acordada 9/20

El primer voto del camarista Carlos Mahiques sostiene que “la hipótesis de Losito no se corresponde, en la actualidad, con ninguno de los supuestos contemplados en el punto 2 de la Acordada 9/20 y, teniendo en consideración la entidad de los delitos por los que fue condenado, cobra además particular relevancia lo dispuesto en el pto. 3 de la referida acordada de este tribunal en cuanto recomienda “[m]eritar con extrema prudencia y carácter sumamente restrictivo la aplicabilidad de estas disposiciones en supuestos de delitos graves, conforme normas constitucionales, convencionales y de derecho interno, según la interpretación que el órgano jurisdiccional haga en cada caso”.

 

Ampliaremos…

Compartir