Brutalidad policial en Fontana: “Nos patearon, escupieron, nos tiraron alcohol y dijeron que nos iban a prender fuego”

Cristian Fernández y Rebeca Garay, de 20 y 18 años de edad, fueron detenidos en la madrugada del domingo en Fontana, acusados de haber arrojado piedras a la comisaría Tercera, de esa localidad. Ambos relataron los apremios ilegales, las torturas y amenazas de muerte por parte de personal de esa comisaría que sufrieron durante su detención. También apuntaron contra al Departamento de Sanidad Policial quienes, según su relato, les dijeron que sus lesiones “no eran nada”.

Las víctimas de los abusos policiales perpetrados el 31 de mayo de 2021 en la comisaría de Fontana.

Cultazos en el rostro, patadas en las costillas y amenazas con prenderlos fuego. Esas son sólo algunos de los abusos policiales de miembros de la Comisaría Tercera de Fontana que fueron denunciadas por dos de los cuatros jóvenes que fueron detenidos en la madrugada del domingo, acusados de tirar piedras al edificio policial.

La Mesa Multisectorial Feminista de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos entrevistó a Cristian Fernández y Rebeca Garay, de 20 y 18 años de edad, tras lo ocurrido el domingo por la madrugada en Fontana.

Rebeca contó cuando la detuvieron la llevaron a un sector de la comisaría, apagaron la luz y comenzaron a pegarles patadas. En un momento dado, comenzaron a arrojarles alcohol y los amenazaron con prenderles fuego. “Nos dijeron que nos iban a quemar ahí adentro. Que nos iban a prender fuego ahí”, relató.

“Había uno que nos tiró alcohol, después nos tiró el cigarrillo en la cara y nos escupió. También nos patearon todo mal. Había como cinco o seis que nos estaban pegando”, recordó Rebeca.

“A mí me patearon en las costillas y en los pies. En la espalda me pegaron y a mi compañero también. En la boca del estómago, en las piernas”, dijo.

Por su parte, Cristian Fernández, otro de los detenidos, comentó que cuando lo detuvieron, recibió una serie de patadas y hasta lo arrojaron a la zanja. “Desde las 4 hasta las 6 de la mañana me patearon”, recordó.

“Nos pisaron, me pegaron con la culata de la (pistola) nueve (milímetros) acá”, comentó, mientras se señalaba el pómulo derecho. “Después nos pusieron boca abajo y me empezaron a saltar arriba, como tres canas eran. Y a mi primo le estaban pateando también, con el palo de la escoba también le pegaron”, dijo.

“Como no nos podíamos parar, nos íbamos gateando y nos patearon por acá (se toca la costilla) y en la cintura. Después los presos empezaron a patear las rejas para que nos dejen”, añadió

Cristian contó también que al momento de ser revisados en Sanidad Policial, el médico que los atendió le restó importancia a las heridas que tenían. “En Sanidad nos miraron así nomás. Nos dijeron: ‘Ustedes están bien’. Y yo no podía ni pararme. Mi primo tampoco. Un doctor nos atendió y nos dijo que no era nada, que eran lesiones nomás. Y yo le dije como van a ser lesiones si yo no me puedo sentar. Tengo todo hinchada la boca”, relató.

Cabe recordar que el domingo a la madrugada, agentes de la Comisaría Tercera de Fontana salieron a la caza de personas que supuestamente estaban arrojando piedras y palos contra el edificio policial.

Una de esas detenciones fue filmada. Era de una familia Qom. En la misma se ve como varios policías ingresan a la fuerza, pateando la puerta de entrada. Al ingresar, atrapan a un joven y lo golpean brutalmente hasta que lo reducen.

Una de las adolescentes que fue detenidas, de 16 años de edad, denunció además de los golpes y las amenazas, que fue víctima de abuso sexual.

La guardia de la Comisaría Tercera de esa noche fue apartada de su cargo y se le abrió un sumario administrativo.

Posted by Mesa multisectorial feminista on Monday, June 1, 2020

Nota relacionada 

Violencia policial en Fontana: sumariaron a los efectivos del operativo y dieron intervención a la Fiscalía de Derechos Humanos 

Pensamiento Penal repudió la violencia policial contra jóvenes Qom

Compartir