La cuarentena seguirá otras dos semanas hasta el 27 de abril

El Presidente Alberto Fernández lo decidió con sus funcionarios en Olivos y firmará este viernes el DNU que extenderá el aislamiento. En la tarde recibirá nuevamente a los sanitaristas y luego se difundirá la medida. Habrá cierta flexibilidad para algunos sectores de las economía, principalmente los vinculados a la producción, pero siempre resguardando condiciones estrictas que eviten cualquier posibilidad de contagio.

Reunión en Olivos.

El Gobierno comenzó a trabajar en las características que tendrá la continuidad de la cuarentena que, en principio, se extenderá por otras dos semanas, hasta el 27 de abril, según se decidió.

En una jornada de extensas reuniones en Olivos, el presidente Alberto Fernández analizó las distintas posibilidades que tendrá en cuenta para la elaboración del nuevo DNU que se difundirá hoy, luego de cumplir con la rutina de reunirse con los especialistas sanitaristas. Habrá cierta flexibilidad para algunos sectores de las economía, principalmente los vinculados a la producción, pero siempre resguardando condiciones estrictas que eviten cualquier posibilidad de contagio.

Un funcionario había escrito la argumentación que dio el Presidente acerca de la necesidad de mantener la medida el tiempo que sea necesario, con un paralelo de la progresión de casos aquí y en España.

“El 6 de marzo, nosotros teníamos dos casos de coronavirus y España 380. El 7 de marzo Argentina tuvo 31 infectados y su primer muerto, y España 839 infectados y 10 muertos. El 10 de marzo nosotros no tuvimos ningún muerto y ellos ocho. El día que decidimos la cuarentena sumamos 128 infectados y 3 muertes y España tuvo 18.700 casos y 800 muertes. Habría que hacer la cuenta de a cuánta gente le salvamos la vida en estos días si no hubiéramos hecho nada y la curva hubiera seguido la progresión de España”, desgranó Fernández una explicación que es la base de las decisiones que ha venido tomando.

Insistió que aflojar ahora podría hacer retroceder lo que se había alcanzado al momento en cuanto a achatamiento de la curva. Con los casos que se sumaron ayer, Argentina llegó a los 1.894 contagiados con un total de 79 fallecidos. Para seguir con la comparación, España superó los 153 mil casos y los 15.400 muertos. Esa foto causa espanto y da la idea de que cualquier esfuerzo vale la pena. “Hay que dejar en claro que con estas medidas se salvan vidas, todo lo demás es secundario”, se remarcó en Olivos durante los encuentros.

Fernández primero se juntó con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien le llevó los informes que se habían preparado recolectando información de todas las áreas: zonas de infección, mapas de calor, la situación de los repatriados. Un panorama completo. También los pedidos que acercaron desde los distintos sectores y los que enviaron los gobernadores, tal como les había pedido el Presidente durante la teleconferencia que mantuvieron esta semana. Cafiero encabezó el martes el encuentro en la Casa Rosada con la UIA, la Cámara de Comercio y la CGT.

Cada uno llevó una propuesta propia para un retorno progresivo a la actividad, pero se encontraron con un elenco de funcionarios mucho más reticente de lo que habían imaginado.

Vilma Ibarra quedó a cargo de la redacción del nuevo DNU prolongando la cuarentena hasta las 0 hora del 27 de abril. En principio, de acuerdo a las conversaciones que tuvieron ayer, no estarían detalladas en el texto las nuevas actividades que quedarían exceptuadas de las cuarentena. Se irán agregando luego, en resoluciones que vayan saliendo de Jefatura de Gabinete.

Qué cambia

“La cuarentena sigue como hasta ahora, no hay ningún tipo de flexibilización”, era la afirmación que hacían en Olivos, para que no quedara en el aire la idea de que a partir del lunes arrancaba un aislamiento “light”, de características más leves. Con todo, si bien la cuarentena sigue, habrá un poco más de posibilidades para algunas actividades que les plantearon los gobernadores, que tienen que ver con las economías provinciales.

Hay tres provincias que no tregistran casos – Catamarca, Formosa y Chubut – y algunas tienen muy pocos. Pero en Gobierno remarcaban que para dar la aprobación, en cada caso deberán atenerse a un protocolo rígido que Cafiero discutirá primero con los sanitaristas. La prioridad es evitar cualquier amontonamiento en el transporte público, identificado como el lugar donde podrían producirse la mayor cantidad de contagios.

Lo mismo sucederá con los pedidos que acercó la UIA, planteando la reactivación de actividades productivas que muchas veces no requieren la asistencia de demasiado personal al mismo tiempo. Labores que propusieron realizar en diferentes turnos, respetando también que el personal no exceda de un límite determinado por la superficie del lugar.

Igual que en el caso con los gobernadores, estudiarán cada situación con los especialistas para dar el consentimiento e incluirlas en las actividades exceptuadas. Obviamente, en el Gobierno tienen interés en que se activen los rubros productivos, especialmente de bienes exportables. Pero eso está supeditado al peligro de contagio.

Sí está resuelto que a partir del lunes bancos y entidades financieras comenzarán a atender al público general, previo pedido de turno para evitar las filas. En Gobierno evaluaban que ya el sólo hecho de que los bancos retomen su actividad habitual servirá para algunos sectores de la economía se normalicen un poco. En cuanto a la actividad comercial, seguirá restringida. Sí habrá comercio on line y distribución a domicilio.

En la tarde, Alberto Fernández volverá a escuchar las opiniones de los sanitaristas, que han sido quienes más lo influyeron en la toma de decisiones. Con ellos conversará acerca de qué actividades podrían retomarse y en qué condiciones. Con esas conclusiones luego se terminará de redactar el nuevo decreto que, como en los casos anteriores, destacará la gravedad de la pandemia declarada por la Organización Mundial de la Salud, que ya alcanza más de un millón y medio de casos en todo el mundo y se acerca a la trágica cifra de 100 mil muertes, un argumento más que contundente para justificar otras dos semanas de “quedarse en casa”.

 

VIApagina12.com.ar
Compartir