Por falta de pruebas, dictaminan sobreseer a militantes feministas acusadas de pintar un templo evangélico

Luego de más de un año de la denuncia y de varios planteos de la defensa, el fiscal Francisco De Obaldía Eyseric resolvió instar el sobreseimiento por falta de pruebas a Viviana Robles, Débora Páez y Federico Talamona quienes fueron acusados por pintadas realizadas en un templo evangélico en enero de 2019. La causa se sostuvo sólo con testimonios de los supuestos agredidos que no aportaron ni una sola prueba.

Centro de Avivamiento

El fiscal Nº 14 de Resistencia, Francisco De Obaldía Eyseric, resolvió este jueves instar el sobreseimiento de tres personas que habían sido denunciadas por las pintadas realizadas en un templo evangélico en enero de 2019 en el marco de una marcha feminista. Ahora, sólo resta la resolución del Juzgado de Garantías Nº 3 para que termine de naufragar la causa contra Viviana Robles, Débora Páez y Federico Talamona iniciada por la denuncia del pastor Robert Acosta, del Centro Cristiano de Avivamiento, por la absoluta carencia de elementos de prueba que acreditaran la participación de los denunciados en los hechos. En reiteradas oportunidades, el abogado defensor de Robles y Paéz, Paulo Pereyra, había solicitado el sobreseimiento de ambas justamente por la ausencia total de pruebas incriminatorias.

Viviana Robles, Débora Páez y Federico Talamona fueron sobreseídos

En los fundamentos, a los que tuvo acceso CHACODIAPORDIA.COM, el fiscal De Obaldía señaló: “(…) si advertimos que todo el material probatorio respecto de la autoría y materialidad del hecho, es decir, la acreditación en el expediente, de la participación ilícita de los sospechados en el suceso, está conformado por el testimonio de los integrantes -reitero en diversos niveles- del Centro Cristiano de Avivamiento, y que dichos testimonios no guardan una correspondencia con lo que se puede observar en los videos secuestrados, surge sin un mayor análisis, cierta orfandad probatoria al momento de acreditar la materialidad y autoría del hecho”.

“De ninguna de las pruebas que han sido incorporadas a las actuaciones, se puede acreditar con imparcialidad meridiana, la autoría de las lesiones de que fuera víctima el Sr. Mainetti, y mucho menos, la supuesta instigación por parte de la Sra. Paez al daño en el edificio de la institución religiosa -las manifestaciones instigadoras pudieron provenir de cualquier persona del grupo manifestante, sin poder adjudicarse ello a la sospechada Paez-, ello se advierte del análisis profundo del material fílmico logrado en autos”, agregó el funcionario del Ministerio Público Fiscal.

En ese contexto, consideró que “(…) nos encontramos con que los elementos incriminatorios que han dado lugar para la intimación que se le cursara a los imputados, no resultan de entidad suficiente para sostener en esta instancia luego de haber recorrido un tiempo de esta investigación preparatoria, que los encartados resulten autores de los delitos que se les endilgara”.

“Es indudable que con las pruebas colectadas hasta aquí, no surgen suficientes fundamentos para elevar esta causa a juicio, sumado a ello a que razonablemente no se prevé incorporar nuevas pruebas y ante esta indefinición sobre el estado procesal de los imputados deviene necesario despejar toda duda que contra los mismos existiere al inicio de estos actuados”, puntualizó el fiscal.

El funcionario judicial sostuvo, en ese sentido, que “ante elementos probatorios endebles o insuficientes como para sostener con convicción la autoría material del hecho que les fuera endilgado”, que deviene procedente el sobreseimiento de Viviana Iris Robles, Débora Isabel Párez y Federico Ezequiel Talamona”.

Por último, concluyó que “(…) no se ha podido revertir ese estado de inocencia con el cual los imputados fueron sindicados como autores del hecho investigado por lo que deviene necesario instar su sobreseimiento con sustento no solo en la valoración de las pruebas sino también y muy especialmente en el tiempo que ha transcurrido en esta investigación cuya faz se habría agotado sin posibilidades de poder incorporar nuevos elementos que hagan varias esta incertidumbre que hoy debemos develar en favor de los encartados con lo cual resulta razonable y de estricta justicia instar su sobreseimiento conforme a la normativa pre-citada”.

 

Compartir