Estrenaron el cortometraje dedicado al poeta Aledo Luis Meloni

En el auditórium de la Casa de las Cultura, este sábado asistimos al estreno de “Aledo Luis Meloni”, un cortometraje de media hora realizado por Marcelo Pérez, y el apoyo de Coqui Ortiz y Roberto Mateo en musicalización, recopilación de datos y guión.

Por Jorge Castillo

Guardando el estilo que suele darle a sus realizaciones Marcelo Pérez, este cortometraje se muestra firmemente construido, aséptico de manierismos y concentrado en el costado literario del poeta, propósito que el guionista Mateo en sus palabras de presentación explicitó como el objetivo elegido por el equipo de trabajo para evocar al ilustre coplero.

Pérez, sin embargo, confesó entre amigos que tienen mucho material atesorado, y que si pueden realizarlo, el próximo paso sería un largometraje, en donde aparecerían algo más ampliados los aspectos históricos, familiares y laborales, que no son la obra de Meloni, pero obviamente forman parte indisoluble de la misma, porque le dieron paisaje, entorno, afectos y amistad. “El hombre es paisaje que anda”, dijo otro poeta, y parafraseando aquel sentencioso dicho “dime con quien andas y te diré quién eres”, este enfoque multicausal daría cuenta de que produjo en sus más de cien años lo que vivió y compartió; lo que escribió y lo que amó, y por supuesto, lo que intercambió con el ambiente en que vivió, del cual se nutrió y aprendió, obviamente, y al que ofrendó su rica, variada y poética producción literaria.

La ventaja de filmar digitalmente, por lo menos la más práctica y reparadora, es que puede hacerse y deshacerse todo lo armado, y recombinarlo, corregirlo, enriquecerlo, quitarle lo que pudiera ser superfluo (y que con el tiempo se descubre indefectiblemente) solamente usando un poco más de horas de trabajo, pero sin desperdiciar el material ya conseguido. Será una tarea extra, claro que sí, pero quizá sirva para que la voz de Meloni llegue a todos y comunique todo. Personalmente pienso que no es Meloni el encargado de analizar su obra, y mucho menos, de recitarla. Hay especialistas que pueden hacer eso, manteniendo a nuestro coplero alejado de tamaña empresa.

Sabemos que el artista crea y entrega a los demás su producción. A lo largo del cortometraje Marcelo Pérez pone en valor justamente, la esencia de Melini, a través de sus reflexiones y sus sonrisas pícaras o el brillo de sus ojos, a modo de comentarios subrayados. No hay dudas que todo eso sirve de marco; de contexto necesario para fundamentar lo que escribió, y por eso hacemos votos para que se realice el largometraje anunciado y si se logra, se insista en mostrar a Meloni y sus gestos, y a asociar sus poemas y coplas con su vida misma. No olvidemos su quena (expuesta felizmente en el rincón de la Casa de las Culturas que guarda su memoria) y sus cuentos (de todos los colores) que sus amigos de los encuentros de los sábados a la mañana en algún bar de Resistencia, festejaban tanto como las ocurrencias de “Pencha”, Guido, y otros docentes honorables y dignos que se daban cita para sentirse vivos y queridos.

Compartir