La APTASCh anunció una nueva medida de fuerza para este jueves y viernes

La Asociación de Profesionales, Técnicos y Auxiliares de Salud Pública del Chaco convocó a un nuevo paro de actividades por 48 horas, para los días 28 y 29 de noviembre, debido a la falta absoluta de respuestas del Gobierno a los tres ejes principales de reclamo: la tremenda devaluación de los salarios, la alta tasa de precarización y la grave falta de recursos materiales y humanos necesarios para brindar el servicio de salud.

APTASCH dice que municipalizar la atención primaria sería negativo.

Desde la asociación recordaron el “lamentable fallecimiento de un adolescente en la guardia del hospital Perrando, que fue hecho público a través de los medios de comunicación, que desnuda una realidad que venimos denunciando hace años”.

Sobre ello, afirmaron que “sin interés de hacer aprovechamiento de un lamentable suceso, ni salir en defensa de ningún sector implicado, esperamos que se llegue a conocer fehacientemente la realidad de los hechos, pero el mismo Director del Hospital reconoce en este marco las dificultades existentes en las condiciones de internación en la guardia del mayor hospital de la Provincia”.

“Esta situación, y otras de tanta gravedad, se reproducen en todo el sistema y tiene responsables políticos: el director del nosocomio, el ministro de salud y el gobernador, que deben emprender las acciones y destinar los recursos para subsanar las gravísimas dificultades que sufrimos en el sistema de salud para llevar a cabo nuestra tareas”, agregaron.

Sobre la aguda crisis de la salud pública de la provincia detallaron que “faltan profesionales para cubrir guardias, faltan medicamentos para tratar a los pacientes e insumos para diagnóstico; a esto se suma que, como consecuencia del aumento de la pobreza y la desocupación, la demanda en salud pública aumenta consistentemente”.

Ante ello, añadieron que “los responsables máximos del sistema deben hacerse cargo y no mirar hacia otro lado. No sabemos si el caso ventilado se podría haber evitado o no, pero no existen dudas que la desatención por parte del Estado de su deber en el caso de la salud tiene su precio en enfermedades y en vidas”.

Compartir