Una abogada ganó un concurso para ser defensora oficial pero la vetaron por feminista

Nadia Kubatov es militante de derechos humanos y colabora con grupos feministas en Neuquén. "Está como muy de un único lado, y va a tener que defender a abusadores, violadores", argumentó el diputado del oficialista MPN, Mario Pilatti, a la hora de votar contra su pliego.

Nadia Kubatov es militante de derechos humanos y colabora con grupos feministas

En Neuquén, la Legislatura rechazó la designación de una abogada como defensora oficial por ser feminista. Ese fue el fundamento que primó en el bloque oficialista del Movimiento Popular Neuquino y sus aliados, que votaron en contra de su pliego a pesar de que había sacado el mejor puntaje en el concurso que llevó adelante el Consejo de la Magistratura.

Advertisement

“El tema es que usted va a ser defensora y como defensora (…) le va a tocar estar defendiendo seguramente violadores o femicidas, o cosas por el estilo” le objetó el diputado del MPN Mario Pilatti a la abogada Nadia Kubatov, durante la entrevista que le hicieron en la comisión de Asuntos Constitucionales y Justicia, que le dio dictamen al pliego para que se tratara en el recinto. En diálogo con Página/12, Kubatov replicó: “Los defensores penales en su mayoría son militantes de los derechos humanos y eso nunca fue un obstáculo para defender genocidas y a la policía ante las violencias que ejercen. No son cuestionados profesionalmente, ni en sus modos de pensar. Y acá nos encontramos ante un planteo de idénticas características”.

Desde el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP) hoy le enviaron una carta pública a la Legislatura de Neuquén en la que le expresan su “preocupación” y “repudio” ante el rechazo del pliego de Kubatov “por su condición de feminista”.

Votaron en contra de su designación todos los integrantes del bloque del MPN, Juan Monteiro, de Nuevo Compromiso Neuquino, Alejandro Vidal, de la UCR y dos de los aliados históricos del oficialismo provincial, Francisco Rols (FRIN) y Susana Nieva (Panune). En total, fueron 16 votos en contra y 10 a favor; hubo 8 ausentes.

Kubatov se sumó este año al equipo de asesoramiento legal gratuito que brinda “Socorro Violeta” a las víctimas de violencia machista: se trata de un espacio que armó la Colectiva Feminista La Revuelta y el sindicato docente ATEN. Ese, al parecer, fue el principal foco de los cuestionamientos. “El tema es que como defensora le va a tocar defender a los victimarios, no a las víctimas”, le impugnó el diputado Pilatti, durante la entrevista.

Aunque algunos legisladores criticaron el comentario de Pilatti, la abogada lo agradeció, según consigna la crónica del diario Río Negro. “A mí me parece súper interesante la pregunta, porque me da la oportunidad de poder explicar cosas que mucha gente cree que son incompatibles. Y en realidad esto es absolutamente compatible: el derecho penal y las defensas penales, el feminismo y la perspectiva de género. Cuesta mucho, ¿por qué? Porque el feminismo y la perspectiva de género es la contracultura. Entonces cuando viene algo que es distinto nos hace repensar, y muchas veces hay resistencias, o nos cuesta decir cómo vamos a encastrar esto. Uno cuando va a ser una defensa penal puede discutir que no podemos saber con certeza si la persona pudo haber cometido el hecho, podemos discutir las cadenas de custodia, podemos tener distintas teorías del caso. Ahora con la conciencia que hemos tomado como sociedad, porque me parece que esto es un cambio social que estamos teniendo, hay cosas que un defensor no puede darse el lujo de decir. Quizás hace 30 años decir que una mujer había sido abusada sexualmente por la manera de vestir, o por su modo de vida, por sus características de vida en el ejercicio de la prostitución me parece que son argumentos falaces, están asentados en estereotipos de género. El estereotipo de género genera un estigma y también genera daño. (…) Por ser parte del Estado, yo no puedo ser parte de la institucionalización de la violencia y de perpetuar estereotipos”, dijo.

Kubatov es abogada penalista, tiene 37 años y se graduó en la Universidad Nacional del Comahue en 2013, donde está terminando un posgrado. Siempre se dedicó al derecho penal. Tiene además, capacitación en litigación estratégica. Logró la mejor calificación en el examen, y en la entrevista que se hace en el marco del concurso por el cargo de defensora oficial y así quedó primera entre les postulantes.

La decisión del oficialismo neuquino en relación a su pliego se contradice con la Ley Micaela, a la que adhirió Neuquén, que obliga a la capacitación de todo el personal que trabaja en el Estado, incluido el que se desempeña en el Poder Judicial, para incorporar la perspectiva de género y conocer en profundidad la problemática de la violencia contra las mujeres.

En declaraciones al diario Rio Negro, el diputado Pillatti afirmó que la decisión para votar en contra se tomó en conjunto en el bloque, porque Kubatov no tiene “el perfil que hace falta para un defensor penal que tendrá que defender a violadores, abusadores y demás, esa fue la discusión”. Dijo también que en su opinión personal “dado que ella tomó posiciones públicas tan expuestas”, como feminista, eso “podría ser motivo de recusaciones, o de excusaciones que uno la entendería también. Está como muy de un único lado”.

Consultada por Página/12, la abogada Ileana Arduino, del Inecip, consideró “inadmisible que en un proceso donde deben evaluarse competencias para un cargo público alguien señale como un demérito que la persona evaluada reivindique la importancia de tener perspectiva de género. Implica además una concepción limitada del rol de la defensa pública y las complejidades que debe asumir. Las defensas que no tienen perspectiva de género son prejuiciosas y habitualmente violan la ley. La Constitución exige tener perspectiva de género”. Los tratados de derechos humanos incorporados a la Constitución Nacional, recordó el Inecip en su carta a la Legislatura neuquina, “exigen la incorporación de la perspectiva de género en los diseños institucionales, en las prácticas y en los procedimientos de todos los poderes del Estado”.

FuentePágina/12
Compartir