El Chaco trabaja en una nueva certificación orgánica para las mieles locales

El técnico Ronald Schneider de Naturland (certificadora de alimentos orgánicos alemana) realizó un recorrido por los apiarios del Departamento Güemes con el objetivo de poder aseverar que la miel producida en estos lugares es orgánica en su producción, pero también en el hecho de que para su desarrollo se tenga en cuenta el impacto social que genere a los productores.

El técnico Ronald Schneider de Naturland (certificadora de alimentos orgánicos alemana) realizó un recorrido por los apiarios del Departamento Güemes – principalmente en el Tartagal, Sauzalito y Pozo del Gato – con el objetivo de poder aseverar que la miel producida en estos lugares es orgánica en su producción, pero también en el hecho de que para su desarrollo se tenga en cuenta el impacto social que genere a los productores.

Schneider destacó la calidad y el progreso que encontró en los apiarios del Dpto. Güemes. “Cada día es más difícil encontrar ambientes sin contaminación en el mundo y por ello es muy importante el trabajo que llevan adelante los productores del Chaco”, destacó.

Por ello, la directora ejecutiva de ACERCA, Marta Soneira, remarcó que: “sumar esta certificación, a las que ya cuentan los productores de miel en el Chaco, nos permite mantenernos competitivos en el mercado internacional, obteniendo entre un 30% o un 40% extra por el valor de un producto certificado orgánico sobre el de un producto commodity”.

De llevarse a cabo esta nueva certificación, permitiría a los productores (que hoy certifican su producción bajo la normativa EU-SENASA) estabilizar la rentabilidad de su producto. Entendiendo que cuando en que la miel convencional aumenta su valor en el mercado, la brecha entre esta y la orgánica no supera el 10%. Por ello el plus otorgado por la certificación de Naturland dotaría de estabilidad competitiva al producto y a los productores.

Compartir