“Los payamédicos llevan al paciente a pensar en otra cosa, no en lo que le está pasando”

Karina Campestrini y Norma Ortiz, referentes del grupo de payamédicos, se mostraron felices en CIUDAD TV por la designación del 5 de noviembre como 'su Día'. Hablaron de una actividad nacida del amor hacia los demás, de la capacitación permanente y los resultados obtenidos en los pacientes.

Payamédicos en Resistencia.

Estamos felices, porque se fijó el día para que todos los años podamos recordarlo y celebrarlo. Para ser payamédico el único requisito es tener el secundario completo; de hecho, queremos que se profesionalice y actualmente tenemos convenios con UBA, UNCAUS, la Universidad de Córdoba, etc.”, mencionaron Campestrini y Ortiz.

“Hacemos mucho hincapié en la capacitación y lo vemos más como un proceso de cómo llega uno a ser payamédico, también algunos lo toman como una herramienta terapéutica. El payamédico tiene muchas herramientas para salir adelante”.

Norma resalta que, “esto es de las personas que – cuando quieren algo – nunca se ponen a interiorizarse de qué se trata, se tiran a la pileta. Personalmente trabajo con emoción, con el cuerpo, con el alma, con el ser. Me lleva a ser el acompañante, me siento muy feliz y mi vida ha cambiado”.

Insistieron ambas en destacar que “desde un sanatorio a un hospital, o a domicilio, los resultados fueron excelentes. Ello nos lleva a seguir actualizándonos y nos vemos obligadas porque estamos en constante crecimiento, y las épocas que estamos viviendo no son precisamente las ideales”. Además hacen saber que los payamédicos de Resistencia tienen una página de Internet donde la gente puede interiorizarse de la tarea que hacen.

A nivel local, indicaron que, “estamos en el Hospital Perrando y la labor siempre es acompañar, porque para aquellos que están en tránsito de muerte el payamédico lo está acompañando con mucho amor. Esto nos pone en un proceso humano más consciente”.

Karina Campestrini y Norma Ortiz en “Tarde de Ciudad”.

Rescatan que recientemente, “pintamos un mural en el Hospital de Día y fue emocionante cuando uno de los enfermeros decide tomar parte. Una persona que se estaba haciendo quimio le dio su peluca para que se ponga y actúe; se tomaron fotos y fue muy emocionante. Al paciente, el payamédico la lleva a pensar en otra cosa, no en lo que le está pasando”.

Kariba Campestrini y Norma Oriz revelan también que los colores que utilizan para su caracterización, “son fuertes”, para “demostrar que el amor es parte del tratamiento hospitalario”, y aclaran que “no negamos que existen la muerte o cuestiones dolorosas. No pensamos la cosa desde ahí”.

Mencionan a sus “narices naranjas”, reconociendo que “el color naranja entra más rápido por la vía visual que el rojo, pero tampoco nos burlamos de cosas o de enfermedades, porque no cualquier risa es sana”.

Para Norma y Karina, los payamédicos “tienen una mirada diferente. La búsqueda surge desde lo positivo, porque cambia todo”. Luego recuerdan con marcada emoción algunas anécdotas, de cosas pasadas y relaciones con los pacientes, y finalizan resaltando que “tenés que trabajar la autoestima todo el tiempo, poner toda la energía”.

Compartir