Ruffino en los 25 años del Nuevo Banco del Chaco: “Cuando los trabajadores son artífices de su propio destino”

El secretario General de la Asociación Bancaria de Resistencia, Rubén 'Coco' Ruffino, analizó en CIUDAD TV la histórica lucha de los trabajadores después del cierre de la entidad, ordenado por el gobernador Tauguinas el 13 de agosto de 1992. Más de dos años después, el 4 de noviembre de 1994, se logró la reapertura del Banco, con los trabajadores como accionistas.

Rubén "Coco" Ruffino en "Agenda Circular".

“Recuerdo casi todo de esa etapa, cuando ese 13 de agosto de 1992 – en horas de la tarde – me convocan del Ministerio de Economía  y me dicen que había un decreto del gobernador con el cierre del Banco. Recibí ese golpe mortífero y estaba solo; y a partir del día siguiente el Banco no abre más”, comenzó relatando Ruffino.

Agregó que luego, “se hizo una asamblea del personal y se resolvió la toma de Casa Central y todas las sucursales; fue una toma impresionante, porque estaban los trabajadores con sus familias dentro del banco y todo esto duró casi un año y medio, viviendo dentro de las sucursales”. “En ese interín murieron dos compañeros dentro del Banco, uno en Capital Federal y otro acá, por paro cardíaco”, evocó con dolor el dirigente bancario.

En aquellos momentos, “teníamos un depósito de mercadería que nos hacía llegar la comunidad, mientras con los compañeros desarrollábamos una estrategia de acción; también las movilizaciones duraron unos 45 días, pero nos dimos cuenta que no alcanzaba para resguardar la fuente de trabajo. No solamente iniciamos medidas de fuerza, sino que propusimos algo para volver abrir la entidad, y elaboramos un plan con el equipo técnico del Banco”.

El secretario General de la Asociación Bancaria de Resistencia recordó que “pedí a Buenos Aires que necesitábamos el asesoramiento de una Consultora, que entonces pagó la Bancaria nacional. Y se elaboró un plan con una salida desde el punto de vista técnico. Entonces, hago un comunicado diciendo que los trabajadores tenían el dinero para comprar las acciones del Banco, porque contábamos un Fondo Compensador”.

“Había incredulidad, hacia afuera y hacia adentro. Se hizo una asamblea bastante importante y les dije que garantizaba la continuidad laboral si ponían los huevos en esa canasta. Tampoco dejamos que el dinero que quedaba en el Tesoro fuera llevado a Corrientes y con esos recursos íbamos pagando la luz, el agua y el teléfono para que no nos corten; además les dábamos mini anticipos a la gente porque no tenían para vivir”, explicó Ruffino.

Más adelante, en medio del conflicto, “Mary Sánchez de CTERA nacional nos prestó una gran bandera e hicimos aquella marcha que creo no hubo otra igual en la provincia. Se rodeó la Casa de Gobierno con la bandera, y contamos con el gran apoyo de la Cámara de Diputados del Chaco, que participó activamente. Es que teníamos que sacar más de 13 leyes, para poder privatizar el Banco”.

Admitió que “hubo presiones de Buenos Aires, con Menem siendo Presidente y Cavallo como ministro de Economía, que mandó representantes para decir que no se podía seguir con eso”. Luego explicó que “el primer llamado a licitación fracasó”.

Reveló que hubo que realizar, “muchos viajes a Buenos Aires, hasta que se consiguió un interesado con una financiera de La Plata, detrás de la cual estaba el empresario Eurnekian. Después de discusiones se cerró el contrato que había que firmar y comienza la parte final del proceso de privatización”. Recordando “la negociación con el Banco Patricios y en ese momento había 714 trabajadores en nuestro Banco, y quedaron todos. Y esto lo aprueba el Banco Central”.

Llega el día esperado

“El 4 de noviembre de 1994 era la fecha de reapertura de la entidad y donde los trabajadores pasaron a ser accionistas, en una experiencia inédita que no existe en ningún lugar del mundo”, subrayó Rubén Ruffino. Aclarando que, “hoy estamos con un 30% de participación y nos convertimos en una herramienta financiera del gobierno. Ya en el ’94 se aprobó el estatuto, y hoy por hoy es la herramienta financiera principal del gobierno del Chaco; el que actúa como principal accionista y el personal por el otro lado”.

Ruffino insistió en “resaltar el apoyo de toda la comunidad, eso realmente fue fundamental. Reabrimos con una lucha que no tiene parangón y trabajando codo a codo con toda la comunidad, convirtiendo al Banco del Chaco en la herramienta más importante que tiene la provincia”. Demostrando así que, “cuando hay una motivación superior puede lograrse y los trabajadores pueden ser artífices de su propio destino”, finalizó.

Compartir