Para el tribunal que lo condenó, el exfiscal Mazzoni tuvo “compenetración” con la ideología militar

Así lo señalan los integrantes del tribunal en los fundamentos de la sentencia que el 1 de octubre pasado condenó a 11 años de prisión al exfiscal federal de Resistencia, Domingo Mazzoni, por apremios ilegales contra dos detenidas políticas y omitir investigar sus denuncias a los que consideró como delitos de lesa humanidad. En el mismo fallo, se condenó al exjefe de Guardia de la U7, Pablo César Casco.

Roberto Mazzoni y Pablo Casco durante el juicio en el que se lo condenó a 11 años de prisión.

“En tanto pauta subjetiva la motivación que pudiera haberlo llevado a delinquir enfrascándose en los cargos que desempeñó habilitan a sostener que tuvo una compenetración con una concepción ideológica que se impartía desde los altos mandos militares y que llevaba a una pseudo justificación de estar actuando ‘por la patria’”, señala entre sus fundamentos la sentencia, de 80 fojas, firmada por los jueces Juan Manuel Iglesias, Eduardo Belforte y Selva Spessot, a la que tuvo acceso CHACODIAPORDIA.COM. Es en referencia al exsecretario del Juzgado Federal y luego fiscal federal de Resistencia, Roberto Domingo Mazzoni, condenado a 11 años de prisión por apremios ilegales contra las detenidas políticas Mirta Clara y Gregoria Pérez y por haber omitido investigar las denuncias de ambas por las torturas recibidas por parte de las fuerzas de seguridad durante sus detenciones ilegales en el año 1.975.

Advertisement

En primer lugar, la sentencia difundida ayer por el Tribunal Oral Federal (TOF) de Resistencia deja claramente establecido que son considerados de lesa humanidad los crímenes cometidos por el exsecretario del Juzgado Federal y exfiscal federal de Resistencia, Roberto Mazzoni. “Con sus acciones, y abuso de sus funciones, el causante -por Mazzoni- conculcó la dignidad y por sobre todo la salud de las víctimas, como aquellos valores que constituyen la base de la coexistencia social civilizada de todo el género humano, y en ese orden, tampoco pasa desapercibida la condición de funcionario público a la época, primeramente, como Secretario, a posteriori Procurador Fiscal”, sostiene el fallo.

¿Tormentos o apremios ilegales?

“El uso de la violencia como medio de sometimiento no pasaba únicamente por lo físico, sino muchas veces por actitudes hostiles, por el temperamento desmedido en algunas situaciones que, libradas a la interpretación de la víctima desvalida, sólo se traducían lisa y llanamente como agresión”, señalan los integrantes del TOF en otro tramo del fallo. Justamente, una de las cosas que llama la atención de la sentencia es que luego de describir como tortura psíquica (tormentos) a la conducta aplicada por Mazzoni contra las detenidas políticas, el TOF terminó condenándolo por apremios ilegales, que prevé una pena menor, y que lo dejaría a un paso de la libertad, lo que generó indignación en los organismos de derechos humanos del Chaco, luego de que se conoció la parte resolutiva del veredicto.

La omisión de investigar

En cuanto a los delitos respecto de la falta de cumplimiento de su rol como funcionario público por los que fue condenado Mazzoni, otro de los datos que se desprende de la sentencia es que los jueces del TOF sintetizaron en dos delitos (omisión de investigar y perseguir delincuentes y violación de deberes de funcionario público) los cuatro delitos por los que las querellas pidieron se lo condena, a los que agregaban encubrimiento por infracción del deber de denunciar delitos y omisión de dar cuenta de una detención ilegal.

Lo que demuestra en forma más que evidente la omisión de Mazzoni de cumplir con su función de investigar, es que desde el 6 de septiembre de 1.976 que recibió por primera vez directivas de sus superiores para investigar las denuncias por apremios de Mirta Clara y Gregoria Pérez y nunca lo hizo. Recién el 5 de julio de 1984 -casi ocho años después-, un juez dispuso la extracción de fotocopias con los testimonios, entre otros, de Mirta Clara y Gregoria Pérez para tramitar las denuncias. Mazzoni seguió sin intervenir.

 

Compartir