Napalpí: los restos encontrados serán estudiados en Buenos Aires y se proyectan más excavaciones para 2020

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) culminó la primera etapa de búsqueda de restos óseos de víctimas de la Masacre de Napalpí, en el marco del Juicio por la Verdad como crimen de Lesa Humanidad que promueve la Fiscalía Federal de Resistencia.

Algunos de los restos óseos hallados en Colonia Aborigen por el EAAF para la investigación de la Masacre de Napalpí.

Con la dirección de Silvia Turner, acompañada por otros cinco antropólogos, el EAAF realizó en esta etapa de investigación la búsqueda de una o dos fosas comunes y de fosas individuales, a partir del testimonios de descendientes de segunda  generación de pobladores de esa época.

Advertisement

Estas personas referenciaron diversos puntos donde se encontrarían las tumbas en base al relato de sus abuelos que en varios casos realizaron el trabajo de enterramientos y en otros encontraron restos humanos varias décadas atrás.

Las excavaciones, vale recordar, fueron ordenadas por la Jueza Federal de Resistencia, Zunilda Niremperger y llevada adelante por el Juez Federal  Subrogante de Sáenz Peña Miguel Aranda.

Tomándose los puntos de referencia, se llevaron adelante excavaciones en un área extensa, realizándose exploraciones en áreas muy amplias en superficie, con la ayuda de máquinas retroexcavadores aportadas por Vialidad de la Provincia del Chaco y también por el Municipio de Machagay.

Según informó la fiscalía, se ha avanzado en la exploración en tres áreas o zonas -que no se han agotado- trabajándose con maquina retroexcavadoras que realizan trincheras de sondeo, buscando hallar una alteración del subsuelo. Una vez ubicada esa anomalía, se procede a excavar minuciosamente mediante una técnica arqueológica denominada etapa de campo.

Si bien se encontraron restos óseos en una fosa individual,  no se logró dar hasta el momento con alguna fosa común, encontrándose con varias dificultades por el cambio del paisaje original durante 90 años, de una zona de montes y forestada a lo que es actualmente un territorio urbanización y con desmontes, lo que implica haber perdido diversas señalizaciones de la vegetación de la época o de la tipografía general.

Los restos encontrados, sumados a los recogidos años atrás por peritos criminalísticos en la Causa Civil, serán estudiados en el Laboratorio del Equipo de Antropología Forense en Buenos Aires para poder profundizar la información con respecto a los mismos. Se analizará el perfil biológico de los mismos, para establecer si eran hombres, mujeres, niños, adultos y también información sobre la causa de la muerte, si es que se pueden observar lesiones en los restos óseos .

El EAAF proyectó una segunda  etapa de búsqueda en el año 2020, basada en el registro de nuevos testimonios de pobladores y la utilización de fotos aéreas o satelitales del lugar, lo más cercanas en el tiempo, indagándose específicamente cobertura vegetal, topografía general, ríos seco o  cañadas, áreas despejadas y en alto y pozos de agua antiguos ,  buscando  lugares para las cuales se aprovechó la geografía existente, bajos arenosos a donde arrojar y cubrir cuerpos.

Para ello ya se requirió la colaboración de la Dirección de Información Territorial de la Subsecretaria de Desarrollo Local del Gobierno del Chaco y  el Laboratorio de Tecnologías de la Información Geográfica (LabTIG) dependiente del Departamento de Geografía de la Facultad de Humanidades – UNNE y del Instituto de Investigaciones Geohistóricas (IIGHI-CONICET) , quienes ya se encuentran trabajando en ello.

También se requirió al Departamento de Geografía de  la Facultad de Humanidades y al CONICET , se realice toma de imágenes aéreas y registro fílmico actual con drone, equipamiento de última tecnología Modelo Asesor 5 adquirido recientemente por la UNNE;  para obtener un registro de toda la actividad de excavaciones y de la geografía actual en el lugar, para la continuidad y reorientación del trabajo de búsqueda.

Advertisement
Compartir