Inseguridad: “En Sáenz Peña entra y sale cualquiera, y hacen cualquier cosa”

El Dr. Dante Moreira, jefe de la bancada de concejales Justicialistas de esa ciudad criticó con dureza la pasividad de las autoridades y los recientes hechos de violencia. Especialmente, el aberrante homicidio cuya víctima fue el abogado José Domínguez, en la causa que hoy tiene cuatro detenidos, dos de Resistencia, una joven oriunda de Buenos Aires y un prófugo apresado en las playas de Paso de la Patria.

Dr. Dante Moreira, jefe del bloque de concejales del PJ en Sáenz Peña.

Moreira destacó el trabajo de la División Investigaciones de la Policía chaqueña, pero expresó categórico que “en Sáenz Peña entra y sale cualquiera”. Agregando que, “de un pueblo de paz, se convirtió en una ciudad donde cualquiera hace lo que se le canta, porque acá entran ciudadanos colombianos a vender muebles con disfraces para ejercer la usura y otras cosas”.

Advertisement

El edil de la Ciudad Termal, también condenó el desplazamiento de vehículos y personas, “que entran a juntar y transportar orín de personas, en carritos en nuestras calles, como si nada; como si lo que transportan estos ‘comerciantes’ sería un elemento natural sin ningún riesgo para la salubridad pública”.
“Todos los que vemos esto sabemos de las enfermedades de transmisión sexual que puede contener ese orín que no tiene ningún control ni municipal ni provincial, y que andan paseando en carritos y bidones, como si nada pasara”, remarcó.

“Esta es una penosa realidad de la anarquía y la anomia política municipal en la que vivimos, donde las inversiones en seguridad y desarrollo se la llevan la corrupción y las campañas electorales, ya que hay desgano en planificar una ciudad en paz, orden y desarrollo, pero con el cuidado de nuestra salud y vidas”, subrayó Dante Moreira.

“En 5 años la Alcaidía será como la cárcel de Devoto, estará en el medio de Sáenz Peña”

“Como ejemplo de la falta de planificación urbana, del interés en la seguridad que es cambiada por fotos de ocasión, en Sáenz Peña tenemos una Alcaidía que ha sido inaugurada hace pocos años. Primero se decía que la misma hacía falta para darle más espacio a la vieja de calle 16, entre 19 y 21. Pero no fue así, porque fue para alojar a miles de condenados de Rosario o Buenos Aires, presos peligrosos de la droga, homicidas y abusadores de todo tipo”, disparó el concejal justicialista

“Esto es el claro ejemplo que acá, en Sáenz Peña, las autoridades hacen y dejan hacer cualquier cosa, permiten una nueva “Alcaidía” en medio de la ciudad y que poco a poco va quedando en el medio de ella en la zona Sur de la calle 12. En cinco años va a ser como la vieja cárcel de Devoto, que es llamada el Zoológico humano en pleno Buenos Aires y que se enceuntra en un largo proceso de traslado, o como la ex cárcel de Caseros que debió ser demolida. Todos ejemplos del hacinamiento y de la crisis”, describió Dante Moreira.

“Mientras todo eso pasa, las autoridades de nuestra ciudad se sacan fotos con el yaguareté y otros políticos andan sonriendo al voleo, sin mirar la cruda y compleja realidad que nos rodea”, disparó.

“Políticas blandas y Presupuestos perdidos”

Sin perder el sentido de sus apreciaciones, señaló Moreira que “es necesario urgente redefinir el rol de las autoridades, la responsabilidad y los premios y castigos para los que tienen el deber de ver todo esto que está pasando”.

“Muchos dirigentes de organismos municipales y también de la Provincia están en plena campaña, y algunos otros que no hablan de nada, quizás porque no son de Sáenz Peña. Y también están aquellos que están interesados en la política blanda, que es el desapego a lo que realmente importa: que es la seguridad, el compromiso con publicar lo que se hace con el dinero de los sáenzpeñenses que es en definitiva la lucha contra la corrupción. Esto no está en debate..¿por qué será?”, remarcó.

Insistiendo en denunciar que, “los dirigentes políticos andan sonriendo al voleo, o aparecen los candidatos con mensajes insustanciales; mientras los presupuestos se pierden, las cámaras de seguridad públicas no andan, las obras de la ciudad no se terminan o los fondos públicos se fugan en empresas constructoras amigas”.

Como dato señaló que “en estos últimos 20 años – desde 1999 a 2019 – la Municipalidad ha gastado más de $6.500 millones. Y solo en 2019, el municipio gastará 1.700 millones para que la ciudad sea conocida por el desorden, el silencio, la droga creciente y los homicidios. Porque aquí cualquiera entra y hace cualquier cosa”.

Advertisement
Compartir