El Gobierno pagó deuda con recursos del FMI que eran de “uso precautorio”

Así lo confirmaron fuentes oficiales a El Cronista. Se pagaron Letes, Lecap, a organismos internacionales y el Bono Par. Desde Washington sostuvieron que cada país puede utilizar los fondos para el uso que crea necesario.

Hernán Lacunza y Kristalina Georgieva.

El Gobierno nacional acordó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) empezar a utilizar parte de los u$s 7500 millones recibidos en el primer desembolso del préstamos stand-by, en junio de 2018, que estaban siendo guardados para un uso “precautorio”. Por ahora se usó una parte de este envío de dinero, unos u$s 1400 millones según se calcula en el mercado, para pagar deuda, entre Letes, Lecaps, vencimientos con organismos multilaterales y también el Bono Par, confirmaron fuentes oficiales.

Advertisement

Según confiaron, la posibilidad de utilizar estos fondos fue discutida con el FMI durante el último encuentro con funcionarios argentinos en Estados Unidos, la semana pasada. El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, estuvieron reunidos con David Lipton, número dos del organismo (encuentro del que sobre el final formó parte Mauricio Macri), en Nueva York el martes pasado.

Luego el miércoles siguieron los encuentros en Washington, a nivel técnico. Pero también la propia nueva directora gerente, la búlgara Kristalina Georgieva, se reunió con Lacunza. Durante esos intercambios se habló de la posibilidad de utilizar estos fondos, que por ahora estaban al resguardo de una cuenta del Tesoro en el Banco Central.

Desde Washington confiaron a El Cronista que la intención de esos u$s 7500 millones iniciales, recibidos en junio del año pasado, eran para reforzar las reservas internacionales pero, en sí, que no existe prohibición de uso. Se trata de que cada país pueda disponer y reasignar los fondos recibidos dentro del paquete de un stand-by con el FMI.

Por lo general, los préstamos del FMI son para resolver déficits de balanza de pagos y, en algunos casos específicos, para apoyo presupuestario. La Argentina recibió u$s 15.000 millones del FMI en junio del año pasado, en el primer tramo del préstamo standby a tres año. De ese total, la mitad se usó para “apoyo presupuestario”, es decir, para pagar gasto corriente (salarios, jubilaciones y otros) de ese período.

La otra mitad, por ahora, había quedado guardada en una cuenta depositada en el Banco Central.

La disputa sobre el uso de estos fondos empezó a salir a flote ayer por la tarde, cuando se actualizaron los movimientos diarios del Banco Central. Desde Delphos Investment dijeron que “el Tesoro habría utilizado dólares del tramo destinado al fortalecimiento de Reservas Internacionales del BCRA para afrontar vencimientos de deuda”. En ese sentido, sostuvieron que el Banco Central sigue interviniendo para contener la suba del dólar oficial, “pero el Tesoro por otro lado continúa cumpliendo con los vencimientos de los bonos y dejando su posición de caja en una situación crítica”.

En concreto, las estadísticas del BCRA en cuanto a los depósitos del Tesoro muestran una caída de u$s 1400 millones entre el viernes y lunes pasado “debido al pago de vencimientos que podrían implicar el uso de los dólares del FMI que tenían como destino único el fortalecimiento de las reservas internacionales”.

Hasta ahora, la Argentina recibió unos u$s 44.000 millones del total del préstamo del FMI, por u$s 57.000 millones. Estaba previsto que días después del 15 de septiembre llegara el sexto desembolso, por u$s 5400 millones, hecho que aún no ocurrió.

El cambio de escenario político sumó incertidumbre en el organismo: además de las metas cumplidas hasta el momento, en el FMI buscan cerciorarse diferentes aspectos del stand-by con la Argentina. Por un lado, quiere ver la sostenibilidad de la deuda hacia futuro. Otro punto es confiar en que va a seguir aplicándose el programa previsto.

Advertisement
Compartir