Corrientes: desmantelaron banda de usureros que operaba ‘con la fachada de fábrica de muebles’

La Policía Federal, de manera simultáne, allanaron este miércoles decenas de domicilios en Goya, Corrientes, Curuzú Cuatiá, así como en Entre Ríos y en la ciudad de Bahía Blanca; donde habrían detenido al cabecilla de la organización de colombianos. La causa fue caratulada “Usura, lavado de activos”, además de cobros violentos.

La 'fachada' de la organización delictiva desmantelada.

“La fábrica de muebles es una fachada para ingresar a los barrios”. Así lo manifestó la Fiscal de Instrucción y correccional de Curuzú Cuatiá, María Alejandra Talamona, en contacto con Radio Sudamericana.

Advertisement

Luego del desmantelamiento de una banda de usureros que tenía base central en la localidad de Goya, la policía y la justicia inició una fuerte investigación que terminó con la imputación de unas 86 personas, entre ellas, de nacionalidad colombiana, venezolana y argentina. “Se trata de una estructura piramidal con 5 organizadores que operan en todo el país; dos de ellos vivían en Corrientes”, dijo la fiscal.

Cómo opera la red de prestamistas colombianos

El informe, resurge a raíz del desmantelamiento de una red de prestamistas colombianos que operaban en todo el país y tenía base en Corrientes. Según indicó la jueza, que llevó adelante la investigación, eran cinco los organizadores de la banda-dos de ellos vivían en Capital y otro en Goya. ¿Cómo operan? Enterate de todo en la siguiente nota.

Hace algunos años comenzó a operar en distintas partes del mundo la red de colombianos que presta dinero sobre todo a pequeños comerciantes y vendedores ambulantes en un esquema con exigencias. En este caso, otorgaban el dinero a través del sistema “gota a gota”, es decir día a día, de forma semanal o quincenal.

Este sistema ilegal deja ganancias millonarias debido a los altísimos intereses (hasta un 400 por ciento). De acuerdo a la investigación realizada por Radio Sudamericana, los usureros enganchan a la gente al ofrecer el dinero en pocas horas, sin fiadores ni garantías.

Los usureros llegaban a la gente, la mayoría de las veces, a través del negocio de mueblería. Detrás de la carnada de las mesas y sillas de pino, aparecerá el ofrecimiento de los supuestos préstamos acomodados a las necesidades de cada cliente.

En este programa, un vecino cuenta cómo es el “modus operandi” de los prestamistas en los distintos barrios de la Capital.

Los prestamistas tienen dinero efectivo, en el momento. Los montos varían de acuerdo a la necesidad y la capacidad de pago. Sus clientes son muchos beneficiarios de planes sociales que ante cualquier urgencia, deciden golpear las puertas de la plata rápida, sin requisitos, ni papeles, ni garantes.

Ante el apuro y la necesidad, las víctimas no advertían que terminarían devolviendo a los prestamistas hasta quinientas veces más que el dinero solicitado. Cuando no podían seguir pagando, ya ahogados económicamente, iniciaba el mecanismo de amenazas. Si bien en Corrientes no se registró ningún hecho de sangre, indican que se habría denunciado el ataque a una panadería.

Advertisement
VIAradiosudamericana.com
Compartir