Un rotundo triunfo de Alberto Fernández puede llevar a Mauricio Macri a adelantar el traspaso de mando

El Gobierno nacional descarta la versión y asegura que ni siquiera lo permite la Constitución. Constitucionalistas dieron otro diagnóstico: sí, se puede. Mauricio Macri comenzó su viacrucis, al que le dedicará buena parte del tiempo durante los últimos treinta días que le quedan en módico ejercicio del poder. En un mes habrá un nuevo Presidente electo.

Casa Rosada.

Alberto Fernández, que ya actúa como tal en algunos ámbitos privados, como la renegociación de la deuda soberana, tendrá las manos libres para enunciar planes y anunciar medidas, incidiendo de forma directa, ahora sí, en el mercado de las expectativas. La diferencia contundente que establecerá con su rival directo y el caudal de votos que reciba, que puede superar el cincuenta por ciento, lo facultarán a pedir acciones concretas al gobierno y al Congreso, incluso antes del 10 de diciembre.

Advertisement

Hay, en ambos bandos, quienes, mirando de reojo las reservas del Banco Central, plantean la conveniencia de adelantar el traspaso de mando, una vez consumadas las elecciones. En la Casa Rosada descartan la versión y aseguran que ni siquiera lo permite la Carta Magna. Dos abogados constitucionalistas consultados para esta nota dieron otro diagnóstico: sí, se puede.

El Presidente, ajeno a todo, se dio ayer por la tarde un baño de popularidad en el coqueto barrio de Belgrano, donde obtuvo casi el sesenta por ciento de los votos en las PASO. La puesta en escena incluyó un viaje en tren desde Olivos hasta la flamante estación en altura inaugurada justo antes de las PASO, en un vagón reservado especialmente para él, sus colaboradores más cercanos y un puñado de simpatizantes seleccionados para oficiar de extras.

También se repartieron volantes con las letras de las canciones que debía cantar la multitud para complacerlo. Unas cinco mil personas se prestaron a la ceremonia, en la que Macri prometió revertir el resultado electoral. Abundaban las banderitas argentinas y el promedio de edad y de ingresos, como en todos los actos de Cambiemos, era elevado. El mandatario consiguió que lo acompañara Horacio Rodríguez Larreta, que juega su propia carrera a evitar el ballotage con Matías Lammens. La ausencia de María Eugenia Vidal, en tanto, resultó indisimulable.

Un funcionario que habla con él a diario asegura que Macri está genuinamente motivado de cara a esta caravana política de “30 ciudades en 30 días”, aunque a esta altura de la circunstancias, siete semanas después de la derrota en las primarias, ya aceptó que difícilmente pueda dar vuelta el resultado de la elección.
“Quiere irse dejando una mejor imagen, rodeado de argentinos que aprecian el trabajo que hizo”, es la explicación que ensaya su confidente. Ese entusiasmo se reflejó en las cuentas de sus redes personales, donde la convocatoria a la Marcha del #SíSePuede se volvió casi una obsesión. Desde que lanzó el slogan, el Presidente tuiteó cincuenta y seis veces: veinticuatro de esos mensajes, prácticamente la mitad, los dedicó a invitar a sus simpatizantes a participar.

En su muro de Instagram, hizo tres publicaciones alusivas durante las 24 horas previas a la cita. A pesar de ser un furibundo antipopulista, el mandatario le tomó el gustito a las manifestaciones de apoyo populares. En la intimidad se pregunta por qué no lo hizo antes.

Macri y el vacío de poder en Cambiemos

El entusiasmo de Macri contrasta con las dificultades que encuentran Marcos Peña y su equipo de colaboradores, encargados de organizar la gira por el interior del país, a la hora de encontrar locaciones donde el Presidente sea bienvenido. Entre negativas y teléfonos apagados, “los Chalchaleros” programaron el primer tramo de la recorrida con un itinerario curioso: después de la Comuna 13 y de Junín, donde estará mañana junto a María Eugenia Vidal, el martes visitará, en Córdoba, las localidades de Tránsito (3032 habitantes, según el último censo), Santiago Temple (2703 h) y Río Primero (7044 h). El miércoles, el viaje sigue por Santa Fe, donde estará en Esperanza (40125 h), Humboldt (4783 h) y Nuevo Torino (¡818! h) antes de arribar a Rafaela.

El jueves será el turno de Entre Ríos, donde además de Concepción del Uruguay hará una escala. Y eso es en la zona núcleo del país, donde se supone que concita los mayores apoyos. Si la consigna es disputar voto a voto, podría decirse que el mandatario la tomó de manera literal.

Por ahora no está previsto que el Presidente lleve su Marcha del #SiSePuede al conurbano, donde sus niveles de aceptación, en muchos casos, no llegan al veinte por ciento. En los municipios que gobierna Cambiemos se vieron en los últimos días grotescas escenas de desmarque político. Salvo Jorge Macri, que no puede despegarse de su propio apellido, no queda un solo jefe comunal que no haya borrado todo rastro de su pertenencia al oficialismo.

En Lanús, Néstor Grindetti subió a la web de la municipalidad un instructivo para cortar boleta; en Quilmes Martiniano Molina reparte volantes con la estética del Frente de Todos y su nombre junto a los de Alberto Fernández y CFK; en Pilar Nicolás Ducoté hace campaña con la tijerita al igual que el ex marido de Vidal, Ramiro Tagliaferro, en Morón, Diego Valenzuela en Tres de Febrero, Darío Kubar en General Rodríguez y Julio Garro en La Plata.

El principal problema para Macri, empero, no es la deserción de los intendentes sino el miedo a que sus fiscales no cuiden los votos del Presidente el día de la elección.

 

Advertisement
VIAeldestapeweb.com
Compartir