La provincia de Mendoza elige gobernador en una elección polarizada

Este domingo, a menos de un mes de las elecciones presidenciales, un millón y medio de mendocinos podrán ir a las urnas para elegir la sucesión del actual gobernador, el radical Alfredo Cornejo. El intendente de la capital provincial, y también radical, Rodolfo Suárez, y la senadora nacional e integrante de La Cámpora, Anabel Fernández Sagasti, a juzgar por el resultado de las primarias provinciales, polarizan la atención del electorado mendocino.

Candidatos: Rodolfo Suárez, Anabel Fernández Sagasti, José Luis Ramón y Noelia Barbeito.

Si en la Casa Rosada albergan esperanzas de revertir en las presidenciales de octubre la dura derrota de las Paso del 11 de agosto, ese milagro político necesariamente debe arrancar este domingo en Mendoza, con la Unión Cívica Radical reteniendo el quinto distrito electoral del país.

Advertisement

El analista político Lucas Romero, en charla con La Voz, dijo que “Mendoza tiene un valor simbólico especial al ser la primera elección provincial después de las Paso”.
“Antes de las primarias, la elección de Mendoza no despertaba muchas expectativas. Se descontaba el triunfo del oficialismo provincial y también del oficialismo nacional. Pero el impactante resultado de las Paso dejó dudas”, analizó Romero, que cree que “un triunfo de Fernández Sagasti, algo que no parece muy probable, sería la materialización de que la ola en términos de cambio político toma una dimensión que puede llegar a preocupar a Rodríguez Larreta”.

El 9 de junio pasado fueron las primarias a gobernador. Los tres lemas del oficialismo sumaron más del 45 por ciento, relegando en siete puntos a las dos opciones del frente peronista Elegí. Suárez quedó confirmado como el candidato de Cambia Mendoza, mientras que en el Frente Elegí (la versión local del Frente de Todos) ganó Anabel Fernández Sagasti. José Luis Ramón (Protectora) y Noelia Barbeito (Frente de Izquierda) son los otros dos contendientes.

Paradójicamente, un triunfo del oficialismo en Mendoza saldaría en parte la pulseada entre el jefe de gabinete, Marcos Peña, y distintos jefes distritales, respecto de la conveniencia o no de desdoblar los comicios provinciales de la elección nacional. Jujuy fue a contramano de la Casa Rosada y el radical Gerardo Morales resultó reelegido.

“Mendoza terminará de configurar el mapa de poder de la futura oposición”, dijo Romero, director de la consultora Synopsis. “Su resultado es clave para las aspiraciones políticas de Cornejo como diputado nacional. Al radicalismo retener Mendoza le servirá para reclamar lugar en un eventual armado opositor”, evaluó.

El Frente de Todos dejó claro el martes pasado que apuesta fuerte por Mendoza. Rodeado por una docena de mandatarios provinciales, más representantes de otros distritos, Alberto Fernández eligió esa provincia para anunciar la que sería su primera medida presidencial: la creación de capitales alternativas, para descentralizar el Gobierno nacional.

“Creo que eso es un indicio, no de su estrategia electoral, sino de su estrategia de poder: federalizar su gobierno como una manera de ‘deskirchnerizar’ el poder”, interpretó Romero.

Macri se mantuvo alejado de la campaña mendocina, mientras Suárez dijo que representa a “Cambia Mendoza”, una expresión “mucho más amplia que Cambiemos”.

 

Advertisement
VIAlavoz.com.ar
Compartir