Con 40 años de historia en sus espaldas los jóvenes del Nordeste caminaron hacia Itatí

Con el lema “Madre, bajo tu mirada discernimos nuestra vida”, la caminata de los jóvenes a los pies de la Virgen Morena partió este sábado desde la vecina capital y transitaron los 70 kilómetros durante toda la noche. La santa misa central se celebró en la Basílica a las 8 de la mañana de este domingo. La marcha los feligreses de la región con un fuerte llamado de la Iglesia a redescubrir el sentido de la vida, la vocación y la cultura.

Peregrinación juvenil a Itatí.

Con innovaciones en lo organizativo, propio de un acontecimiento que cumple 40 años, la Peregrinación Juvenil del NEA llegaba a Itatí para concluir con la misa que celebraron los obispos de la región en el atrio de la Basílica.
Desde el mediodía y hasta las 15 del sábado comenzaron a salir en forma sucesiva las comunidades eclesiales de Reconquista, Resistencia, Formosa, Goya, Santo Tomé, San Roque (Sáenz Peña, Chaco) y Corrientes.

Advertisement

Tal como ocurrió el año pasado, el Gobierno de Corrientes asistió con tanques de agua para que se hidraten los caminantes; también se ofrecieron naranjas.
Por encontrarse haciendo un tratamiento médico en Buenos Aires, el arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik no pudo estar, y por segundo año consecutivo la bendición de la Arquidiócesis de Corrientes la realizó el sacerdote asesor de la Pastoral Juvenil, Roque Franco.

También el prelado invitó a rezar por la salud de Stanovnik: “Sigamos rezando por él, que está en plena recuperación de ese tratamiento contra el cáncer, que se va recuperando, por gracia de Dios”. A la vez agradeció al Gobierno que cedió el predio, al Municipio que colaboró con el sonido. Mientras que la concejal Florencia Ojeda leyó la declaración de Interés del Concejo Deliberante de Corrientes.

Un proyecto

Minutos antes, el obispo de Goya, Adolfo Canecín, brindó la reflexión y bendición de la Diócesis que encabeza en el sur provincial. Destacó los 40 años de la peregrinación, en cuya primera edición participó y recordó el primer lema: “A María, por más obreros para el reino de Dios”, y asoció al de esta oportunidad: “María, bajo tu mirada discernimos nuestra vida”, y dijo que “ambos tienen que ver con el sentido de la vida, nuestra vocación, nuestro lugar en la historia, en la humanidad, en la sociedad, en la iglesia. Lo importante es tener una actitud de peregrino”, resaltó.

En tanto que invitó a “que nos animemos a descubrir el plan, el proyecto, el sueño de Dios en cada uno, peregrinemos con esta actitud”, insistió y agregó: “Recordando que en toda nuestra Diócesis estamos enmarcados en formar la cultura vocacional, para que Dios nos regale una primavera vocacional, para que joven, adolescente y niño descubra, asuma y viva su lugar en la Iglesia”.

Advertisement
Compartir