Fútbol femenino: Central y Gimnasia, los primeros festejos en una noche histórica

Rosario Central goleó 5 a 1 a Villa San Carlos. Selene Chamorra marcó el primer gol de la era profesional. Luego, Gimnasia superó a Huracán por 2-0.

Milagros Díaz festeja el primero de Gimnasia. Foto: G. Mainoldi

La tarde-noche de este viernes marcó la historia del fútbol femenino. Por primera la pelota empezó a rodar en el contexto de un campeonato profesional. El encuentro que tuvo el honor de ser designado para el debut terminó con una goleada de Rosario Central por 5-1 sobre Villa San Carlos.

Advertisement

El duelo fue disputado en el Bosque, la cancha de Gimnasia La Plata (que jugó en segundo turno). Esta jornada histórica para el deporte argentino abrió una nueva era donde se busca la igualdad entre los géneros.

https://twitter.com/TNTSportsLA/status/1175205037372579841?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1175205037372579841&ref_url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2F%3Fquery%3Dhttps%253A%252F%252Ftwitter.com%252FTNTSportsLA%252Fstatus%252F1175205037372579841%26widget%3DTweet

El estadio Juan Carmelo Zerillo fue el escenario de la doble jornada de presentación. En primer turno, las jugadoras de Rosario Central apabullaron a las de Villa San Carlos, de Berisso, con una goleada por 5 a 1.

Las jugadoras de ambos conjuntos exhibieron varios pasajes de destacada técnica que estuvieron a la altura de los más caros exponentes del fútbol masculino nacional.

Futbolistas de pelo recogido y camisetas sueltas que, como en el caso de la rosarina Erica Lonigro, autora de dos goles, el primero de ellos con un lindo amague, medio giro y bombazo desde afuera del área, bien podría repetirse en los videos en las concentraciones de los futbolistas profesionales como ejemplo de notable definición.

Las jugadoras de técnica y pelota al pie -sin embargo- nunca arrugaron a la hora de meter suela y raspar como ocurre en el fútbol de los hombres.

Eso sí. Fueron leales, sobre todo eso. Van al frente y gambetean. Nada de fingir, de reclamarle a la jueza por faltas que nunca existieron.

El primer gol de la era profesional llegó en apenas dos minutos de juego y la encargada de entrar en la historia fue Selene Chamorra, quien para siempre cargará los laureles de este hito. Así, Central comenzó ganando de arranque y luego todo terminó en goleada. Erica Lonigro y Brisa Cortés marcaron sendos dobletes y Agustina Aguilera anotó el único gol de las Villeras.

Villa San Carlos venía de atravesar una dura lucha interna ya que la dirigencia quería hacer descender al equipo para no afrontar los gastos del profesionalismo. Las chicas batallaron para que esto no sucediera y finalmente mantuvieron la categoría.

Rosario Central es el único equipo del Interior invitado por la AFA para participar del campeonato, ya que venía desempeñando un sobresaliente papel en la Liga Rosarina.

 

Gimnasia –recién ascendido, con brillante campeonato en Segunda- y Huracán jugaron en último término con un marco mayoritariamente local.

Milagros Díaz, capitana del Lobo, habilidosa, encaradora, con dominio elegante de los dos perfiles, viva para olfatear el rebote de la arquera y tocar adentro marcó el 1 a 0. ¿Acaso tiene algo que envidiarle a Brian Alemán, el dúctil creativo de la Primera del Lobo que conduce Diego Maradona?

Fue más Gimnasia. Estuvo a la altura del evento ante un rival que frecuentemente se ubica en el top 10 de la Liga. El segundo gol, para el definitivo 2-0 lo convirtió Ailín Franzante.

En cualquier caso, más allá de los resultados, fue una noche inolvidable. Fundacional.

Advertisement
FuenteClarín
Compartir