Javier Vargas y el arte de pintar: “Mi primer consejo es no copiar a nadie”

El arquitecto y artista plástico chaqueño, Javier Vargas, visitó CIUDAD TV y habló sobre su actualidad. “Hay que aprender a mirar hacia afuera y hacia adentro”, señaló; y adelantó que “vienen cosas muy lindas, y después, que la vida me sorprenda”, manifestó.

Javier Vargas en "Tarde de Ciudad".

Vargas exhibió entusiasmado una de sus obras y refirió que, “esta serie viene mostrando nuestra identidad, nuestra cultura; como mirarnos nosotros mismos, nuestros paisajes, nuestras costumbres. Hace rato que vengo haciendo este tipo de pinturas”.

Advertisement

“Es el ejercicio que hace todo artista, que es aprender a mirar lo que te rodea, lo cotidiano. Es algo que para otros pasa desapercibido, como lo vernáculo, los paisajes o las crisis sociales”, agregó en relación a las motivaciones para una nueva obra.

Consideró además que, “la realidad te sorprende, un objeto también. Hay un elemento disparador y eso se transforma en una melodía o una imagen; lo mismo le debe pasar al músico. Las series tienen que ver con los procesos internos en el que uno piensa hasta acá llegó. Ahora estamos trabajando en algo nuevo y esto es figurativo”, sostuvo volviendo a mostrar el cuadro que lo acompaña.

Estimó que “el proceso creativo con Gustavo es totalmente diferente, enfrentarnos a cosas nuevas. A veces puede resultar, a veces no”. En relación a sus apreciaciones para alguien que se quiere iniciar en el arte de pintar, es que, “mi primer consejo sería no copiar a nadie, aunque uno se ve motivado por algún artista siempre. En principio no está mal, el problema es si te quedás allí; y este proceso te puede llevar años”.

Agregó que, “después está eso de sentarte frente a un atril y pintar. Uno se equivoca mucho y a veces llega el desánimo; pero después, ese error puede convertirse en algo positivo a través de la imagen. Hay que aprender a mirar hacia afuera y hacia adentro. Esta pintura tiene algo que es parte de mí, de mi formación, mis valores; están acá y es un tiempo que me llevó a descubrirlo”.

En cuanto a un lugar ideal para pintar, afirmó que “actualmente tengo un espacio, llamado taller, con el desorden ordenado que hay en él. Horarios no tengo, por ahí los fines de semana también escucho música clásica; también una vez que me concentré puedo pasar horas con mis plantas, algunos objetos personales que son valorados por mí y la música”.

Insiste en que “ahora estamos enfocados en el proyecto junto a Gustavo, y cada uno tiene un rol diferente. Somos un equipo y estamos trabajando. Vienen cosas muy lindas, no solamente acá sino también en el exterior; y después.. que la vida me sorprenda”.

Al finalizar, Javier Vargas dejó una frase como un mensaje con destino desconocido: “Todo el mundo se endilga ser artista, y a algunos nos les queda grande”.

Advertisement
Compartir