Por la suba del petróleo, peligra el congelamiento: atraso de naftas y gasoil llega a 40%

El aumento de 13% en el petróleo a nivel mundial dinamita complejas negociaciones entre el Gobierno nacional, las empresas petroleras y las provincias productoras. Se amplía la brecha con el barril local y los precios de los combustibles tienen un retraso de 40% respecto a la paridad de importación.

El fuerte aumento del petróleo a nivel internacional amenaza con hacer volar por los aires el complejo esquema de congelamiento de precios internos del crudo y los combustibles líquidos para el público minorista.

Advertisement

La intención de evitar un nuevo salto inacionario como efecto de un incremento en las naftas y el gasoil primará en los próximos días, pero las cuentas fiscales impondrán un límite estricto a esta voluntad, contaron dos altas fuentes oficiales.

El Gobierno de Mauricio Macri monitorea el impacto del shock externo que signicó que el petróleo se disparara este lunes un 13% hasta los u$s 68,06 por barril debido al atentado con drones a renerías de Saudi Aramco, la petrolera estatal de Arabia Saudita, que paralizó alrededor de un 5% de la producción mundial del hidrocarburo.

La consecuencia a nivel local es que los precios de las naftas y el gasoil quedaron con un retraso cercano al 40% en relación a un nivel de libertad total.

Como todo commodity , el precio del petróleo tiene un alto nivel de volatilidad, por lo que las empresas tienden a guiarse por un promedio mensual y no por lo que pasó solamente en un día. Pero de mantenerse estos valores, el golpe sería signicativo.

“Estamos conversando con el sector y decidimos esperar cómo evoluciona el precio del insumo principal de los combustibles, que es el petróleo, y que dfine la estructura de costo de las empresas. A partir de ahí veremos si hay que tomar alguna decisión”, manifestó este lunes el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, al término de la reunión de Gabinete.

En la Secretaría de Energía, a su vez, descartaron a el diario El Cronista que se vaya a habilitar un alza en los precios de naftas y gasoil en surtidor en lo que resta de septiembre, aunque reconocieron que, si no se normaliza la situación y el petróleo no vuelve a los u$s 60 en el mercado de futuros de Londres en las próximas semanas, en octubre la salud fiscal empeorará.

Un funcionario blanqueó que la prioridad será que continúe el congelamiento para el público, pero en octubre puede tornarse cuesta arriba la cuenta de subsidios. En ese caso, podrían llegar a dar el visto bueno para que haya aumentos de combustibles en un nivel menor a la inación mensual, que en septiembre alcanzaría un 5% o 6%.

La cuenta que hicieron en reserva dos privados del sector es que las productoras perciben aproximadamente u$s 42 netos por barril (una vez descontadas las retenciones y la calidad del Medanito, inferior al Brent), frente a los u$s 61 que recibirían sin el congelamiento.

La diferencia de u$s19 (45%), menos el 12% de bioetanol que se utilizan en las naftas, arrojan un retraso en surtidores del 40%.
“Ninguna compañía midió lo del Brent, porque si se normaliza lo de Arabia Saudita el precio se vuelve a caer a pedazos”, matizaron en una empresa del sector.

Advertisement
VIAcronista.com
Compartir