Cinco días sin transporte y empresas de colectivos del interior denuncian discriminación y abandono

El Gran Resistencia entra en su quinto día sin servicio de colectivos luego de un lunes donde solo primó la incertidumbre y la bronca y frustración en los miles de usuarios del transporte público de pasajeros capitalinos. Pero ahora, desde Buenos Aires, la FATAP denuncia que, "les quitaron subsidios y pagan el litro de gasoil a granel $50 porque no les congelaron tarifas. Desde enero, casi 25 empresas de colectivos pidieron procedimiento preventivo de crisis y despidieron 4500 trabajadores, pero no son escuchados".

Colectivo vacío.

Mientras desde la UTA Chaco, durante la asamblea del mediodía y en horas de la tarde se apuntaba únicamente a la posible intervención del gobierno provincial, el gobernador Domingo Peppo había sido contundente en la mañana pidiendo que, “los empresarios se hagan cargo”, de resolver la situación salarial planteada por los choferes.

Los habituales usuarios desesperan y llenan de llamados las emisoras radiales y las redes sociales donde desembocan solo frustración e impotencia por un servicio público que no reciben; y, como es de esperar, disparan sus críticas y quejas a los choferes, empresarios y el propio Estado. Mientras tanto, el conflicto no se resuelve y tampoco aparecen indicios de solución. En la noche de este lunes, un funcionario le dijo a este medio que, “no hay novedades”. Todo sigue igual.

También se señala las insasistencia que se producen en los distintos lugares de trabajo y – en el caso de las ecuelas – las deserciones de docentes y alumnos llegan al 50%, según el sitio Alerta Urbana.

Primero, los porteños

Cuando las empresas de transporte público de la Ciudad de Buenos Aires y del conurbano amenazaron con dejar sin servicio de colectivos durante la noche y durante todo el día los domingos, el Gobierno nacional resolvió rápidamente los planteos y evitó que los porteños y los bonaerenses se quedarán sin colectivos. Pero en el interior reclaman hace meses sin respuesta.

Hace quince días, en la ciudad de Paraná hubo un paro interrumpido de todas las líneas durante las 24 horas a lo largo de dos semanas; en Tucumán los colectivos pararon ocho días; en Jujuy no hubo transporte público por una semana. Hasta en Córdoba hubo una huelga durante nueve días en 2018.

Mientras en Capital, un pasaje de colectivo cuesta $18, en el resto del país valen un 50% más. En Candelaria (Misiones) sale $30,54; en Puerto Iguazú $30 al igual que en Rosario; en General Roca $29,50; en Paraná y Córdoba $29 y en Bahía Blanca $29,85.

Marcelo Hase, gerente general de la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (FATAP), explicó a BAE Negocios: “Nos sentimos abandonados y discriminados, tanto el sector empresario, como los trabajadores y usuarios de transporte público que operan fuera del AMBA, como si hubiese dos países coexistiendo. Ante la mínima amenaza de corte del servicio, recibieron $325 millones y de un erario que se nos dice está colapsado”.

El sector comprende a 15.000 unidades, da empleo a 45.000 y en muchos casos, paga sus sueldos con retraso o los adeuda por la importante reducción de subsidios que han tenido. “En lo que va del año, se han tenido que despedir a 4.500 trabajadores y casi 25 empresas tuvieron que pedir el Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC). No tenemos ni las tarifas de combustible congeladas, pagamos el litro de gasoil más de $50, se congeló para minoristas, pero a granel no, lo pagamos más caro que en surtidor”, contó Haye.

“Hasta la semana pasada, el Gobierno nacional publicaba solicitadas diciendo que el transporte público era responsabilidad de las provincias, pero a nosotros nos quitó el subsidio al quedarse con el impuesto a los combustibles. Hoy los subsidios en el interior no representan ni el 12% del costo total. Pedimos que no nos discriminen y el sector evalúa medidas de fuerza”, señaló el gerente general de FATAP.

VIAPropia/baenegocios.com
Compartir