Rafael González: “El NBCh no tiene problemas para responder a la demanda de dólares”

En el marco del anuncio del Ministerio de Hacienda de la Nación sobre la restricción para adquirir dólares, el presidente del Nuevo Banco del Chaco, Rafael González, aseguró que la banca chaqueña tiene la suficiente liquidez como para hacer frente a la demanda local. “Hoy nuestra preocupación son las pequeñas y medianas empresas”, indicó.

Rafael González, presidente del Nuevo Banco del Chaco.

Para intentar frenar la disparada de dólares y la fuga, este domingo, el gobierno nacional sorprendió con la implementación de un cepo cambiario. Los instrumentos implementados restringen la compra de divisas hasta 10 mil dólares mensuales para atesoramiento, bloquean la remisión al exterior de las ganancias de las empresas y obligan a las exportadoras a liquidar los dólares de sus operaciones en un plazo de hasta 5 días hábiles, entre otras cuestiones.

Advertisement

“El Nuevo Banco del Chaco está bien. Nosotros no tenemos problemas para responder a la demanda de nuestra clientela tanto en pesos como en dólares”, aseguró en este marco el presidente del NBCh, Rafael González.

En cuanto al volumen de operaciones que se realizaron luego de los anuncios del ministro Hernán Lacunza, González señaló a CIUDAD TV que no se registró mayor movimiento que el de costumbre. “No hemos tenido mucho impacto en la actividad el día de ayer. Hubo gente, pero no más que el normal de estos días. El banco ha logrado ganar confianza”, aseveró.

De todos modos, el titular de la banca chaqueña advirtió que la preocupación de la entidad apunta más que nada a la situación de las pequeñas y medianas empresas locales quienes pusieron dinero en fondos de inversión, los cuales actualmente quedaron atrapados en el denominado “reperfilamiento” de deuda implementada por el gobierno de Mauricio Macri.

“Lo que nos preocupa son las pequeñas y medianas empresas”, reconoció. “Hay un proceso inflacionario muy grande. La gente tiene un volumen de dinero que lo dedica a la evolución del mes. Y si ese dinero lo deja parado con una inflación del 4% mensual, pierde 4% de ese dinero durante el mes. ¿Entonces qué hacen los empresarios? Invierten en fondos de inversión, que son de rápido rescate”, explicó González.

Y continuó: “Los inversores van teniendo intereses ganados por 5, 8 o 10 días. Esos fondos comunes tienen una composición: una parte son de títulos públicos. ¿Qué pasa ahí ahora? Cuando el gobierno resuelve ‘defaultear’ esos títulos y cambiar la posibilidad de que tengan un mercado secundario para rescatarlos. Entonces ahora dice que se van a pagar el 15% ahora, y luego el 25%. Y así. Y eso hizo que esa parte de inversión en los fondos se tomara incotizable y consecuentemente perjudica a los inversores que a su vez necesitan esa plata para pagar quincenas y para cumplir con proveedores”, indicó.

Perjudicados

Cabe recordar que los primeros perjudicados por el principio de default que anunció el gobierno nacional son las personas que ahorraban en Fondos Comunes de Inversión (FCI), una alternativa que se ofrecía como la más segura después de un plazo fijo.

Según explicó Página/12, los bancos y sociedades de Bolsa congelaron el jueves todas las operaciones con este tipo de fondos, entre ellas el rescate de las cuotapartes (salir de la inversión) hasta que se defina como les impacta el “reperfilamiento” de los vencimientos de las Letes que integran el paquete de los fondos de inversión.

En un comunicado conjunto, la Comisión Nacional de Valores y la Cámara de FCI anticiparon que en las próximas horas se instrumentarán los mecanismos necesarios para que los tenedores de fondos con participación de algunas de las letras alcanzadas tengan el mismo derecho que las personas humanas que las adquirieron de manera directa.

El problema de las medidas anunciadas es la alta participación de letras de corto plazo en la conformación de los FCI, con rendimientos que superaban el 80 por ciento. El gobierno de Cambiemos dispuso reestructurar compulsivamente los vencimientos de las Letes de corto plazo y las administradoras de los FCI suspendieron toda operatoria hasta que se defina cómo se instrumenta esa reprogramación de vencimientos y quien se hará cargo de las pérdidas para las entidades y, por sobre todo, la de los clientes.

Advertisement
Compartir