“Siendo un país muy periférico, Argentina se desprotegió de una manera muy arriesgada”

José María Orsolini, subsecretario de Ingresos Públicos del Chaco, dijo en CIUDAD TV que - luego de las medidas adoptadas por el Presidente Macri tras las PASO que afectan las cuentas a partir de septiembre - "la Provincia está haciendo todos los esfuerzos para mantener su funcionamiento y servicios". Analizó el momento económico del país, y advirtió que, "para los grandes mayoristas que intervienen en el mercado, y en momentos de crisis como este, el precio del dólar puede ser cualquiera".

José María Orsolini, subsecretario de Ingresos Públicos del Chaco.

Respecto de las medidas de las últimas horas adoptadas por el gobierno nacional, el funcionario señaló que, “en el plano financiero fiscal de nuestra provincia, no hay un impacto directo ni con esta y las otras de la semana pasada. Lo que sí tiene un saldo negativo en las cuentas provinciales a partir de septiembre, son las que el Presidente Macri tomó luego de las PASO en busca de sostener su reelección y que afectan los ingresos de coparticipación”.

Advertisement

Consideró además que, la decisión de restablecer un control de cambios, “es algo que indefectiblemente iba a suceder, porque era una necesidad de la economía argentina viendo cómo se dilapidaban las reservas. Realmente, nuestra economía está entrando en un estado de desequilibrio y descontrol en todas las variables; tal vez hubo que hacerlo en otro momento, pero sabemos que esto va en contrapelo de lo que piensa esta gestión nacional”.

“Muchas de estas restricciones ya existían anteriormente, durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, e incluso de Duhalde, cuando la convertibilidad explotó. Países como Perú y Chile, que son admirados con gobiernos como los de Macri, no cometieron la serie de errores que acá se hicieron al asumir el nuevo gobierno en 2015”, recordó el subsecretario.

“Esta crisis no fue atendida en su momento, porque empezó en marzo-abril de 2018, y transcurrieron casi 18 meses para que se adoptaran estas medidas para contener un dólar, que en aquél momento estaba en $18, y hoy está en $60. Y, en el medio, queda un saldo tan negativo con el salto inflacionario, el aumento de la pobreza, los cierres de fábricas y las pérdidas de empleo”, remarcó.

Explicando, además que, “siendo un país muy periférico, Argentina se desprotegió de una manera muy arriesgada. Pero, además, con un Estado que no emite dólares, una sociedad no puede darse el lujo de ahorrar en esa moneda; y no es la primera vez que sucede”.

José María Orsolini, a título personal, también consideró que aquella expresión de Alberto Fernández después de las PASO de que el dólar debería estar en $60, ayudó porque, “hoy no sé a cuánto estaría esa cotización, porque el Gobierno nacional estaba totalmente fuera de control de las variables económicas”.

“Hoy, el peso argentino, vale la mitad de lo que valía cuando Macri – al inicio de su gobierno – levantó las restricciones. Y ese valor de hoy, hasta puede ser competitivo para el comercio; pero sucede que la otra parte, la de los grandes mayoristas que intervienen en el mercado financiero, para ese tipo de demanda no hay tipo de cambio que valga. Y en momentos de crisis, como este, el precio puede ser cualquiera”, adelantó.

En el final, opinó sobre la decisión que adoptó el Ejecutivo chaqueño de buscar una negociación directa con la Nación para asegurarse los fondos faltantes tras las medidas tomadas por la Casa Rosada, antes que recurrir a la Justicia.

Señalando que la decisión del gobierno provincial se adoptó en base al análisis de lo que establecen las leyes, la experiencia que deja el fallo de la Corte sobre San Luis y Santa Fe – que tras cuatro años de sentencia esos Estados aún no cobran lo dictaminado -, como la tangibilidad que se establece en la relación directa con las autoridades nacionales para alcanzar los acuerdos necesarios.

Advertisement
Compartir