Para Benedetti es “necesario y urgente” actualizar la Ley de Semillas

El presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería, El diputado radical Atilio Benedetti, dijo desconocer si el Gobierno de Mauricio Macri avanzará con un DNU, al tiempo que aseguró que la no actualización de la norma “está trayendo muchas dificultades al país”.

Atilio Benedetti, diputado nacional por Entre Ríos.

Benedetti consideró que “es imperioso que el país pueda tener una nueva ley de semillas”, al referirse a las versiones que circularon sobre la posibilidad de que el Poder Ejecutivo establezca una nueva norma mediante un DNU.

Advertisement

En declaraciones al programa radial CNN Campo – conducido por Joaquín Pinasco -, el presidente de la Comisión de Agricultura y Ganadería de la Cámara baja dijo que desconoce si el Gobierno nacional recurrirá a esta vía, pero señaló: “Estoy convencido de que hay necesidad y es urgente actualizar la denominada Ley de Semillas”, la cual rige desde 1973.

En este sentido, el entrerriano recordó que “el año pasado trabajamos muchísimo en la comisión con las distintas fuerzas políticas y las diferentes entidades representativas de la producción, la industria y el comercio para alcanzar un dictamen, perfectible, claro está, y habíamos acordado que este año el tema se iba a debatir en el recinto”.

El legislador oficialista argumentó que el calendario electoral en varias provincias a lo largo del primer semestre hizo que se retrasara el debate, mientras que en la segunda mitad del año “una serie de reacomodamientos en el peronismo imposibilitaron que el debate baje al recinto”, apuntó.

Lo cierto es que el pasado 26 de junio -cuando fue la última sesión en Diputados-, oficialismo y oposición no pudieron llegar a un acuerdo sobre el proyecto y quedó fuera del temario.

Benedetti consideró que la no actualización de la ley “está trayendo muchas dificultades al país”. “El principal productor de tecnología que hay en el país, que es el INTA, no es resarcido por el trabajo de sus investigadores”, afirmó y fue más allá al decir que “ni siquiera cobra de las empresas multinacionales que operan en Argentina y que usan el trabajo de la tecnología nacional”.

“Mientras ningún científico argentino puede cobrar, sí está cobrando una empresa que tiene una posición dominante: Monsanto. Y esto es una injusticia”, aseveró.

Tras resaltar el intenso debate que hubo antes de alcanzar el dictamen, el diputado destacó que “en la iniciativa que alcanzó un dictamen quedaban exceptuados del pago por utilización de semillas los agricultores de la economía familiar, de los pueblos originarios y los pequeños productores; todos ellos hoy están sometidos a un sistema de cobro de una sola empresa, que es la que ejerce este derecho”.

Finalmente, el radical manifestó sus expectativas con respecto a la posibilidad de que antes de que finalice el año Argentina cuente con una nueva normativa. “Voy a seguir trabajando, confío en que los legisladores de otros espacios políticos -que ya se habían comprometido con la ley- puedan abstraerse del proceso político nacional y finalmente la Cámara baja le otorgue media sanción a una ley que tiene absoluta necesidad y urgencia. Los tiempos cambiaron, el modo de producir también y es imperioso modificar la legislación que regula el desarrollo científico y tecnológico”, concluyó.

Advertisement
Compartir