Tensión y enfrentamiento con Paraguay en la presa de Yacyretá

El director paraguayo de Yacyretá, Nicanor Duarte Frutos, confirmó que un grupo de argentinos de la empresa privada Cammesa, impidió este lunes el acceso de unos técnicos contratados por Paraguay para realizar los trabajos de adaptación de la línea de 500 kV que se busca instalar en ese sitio. Duarte Frutos aseguró que harán "prevalecer la soberanía paraguaya sobre el derecho a usar la energía que corresponde a nuestro país".

Una situación de tensión se generó en la Central Yacyretá.

Una situación de mucha tensión se vive la mañana de este lunes en la Central Hidroeléctrica de la Entidad Binacional Yacyretá. Paraguay contrató a técnicos japoneses, de Hitachi, para adaptar y preparar la inicial de la línea de 500 kV. Estas personas debían empezar a trabajar hoy con la guía del director técnico del ente por el lado paraguayo, Leopoldo Melo.

Advertisement

Una situación de tensión se generó esta mañana en la Central Yacyretá, debido a la oposición de funcionarios argentinos y de Cammesa, de avanzar en los trabajos de conexión de la línea paraguaya 500 kV, que se pretende concluir en diciembre de este año.http://www.eby.gov.py/index.php/10009

Sin embargo, según indicaron medios del vecino país, tanto Martin Goerling, director del lado argentino de la EBY, como el jefe técnico del lado argentino, Mauricio Cardinalli, impidieron el trabajo de los paraguayos y los japoneses que fueron contratados para poder hacer esta obra que será de beneficio para el Paraguay.

La denuncia fue hecha por el director de la EBY, Nicanor Duarte Frutos, en conversación con radio ABC Cardinal 730AM. “Esta es una situación delicada, no podemos ceder”, sostuvo el expresidente de la República, quien anunció una reunión de urgencia con los directivos de la EBY.

“No podemos retroceder ni dar un paso atrás”, dijo Duarte Frutos en diálogo con ABC Color. Los argentinos rechazan los trabajos de los paraguayos porque dicen que supuestamente habrá cortes de energía eléctrica en el lado argentino.

“Ellos físicamente, con gente, están rodeando el interruptor varios de ellos, y no podemos realizar el trabajo sin recurrir a la violencia, y no creo que tengamos que recurrir a la violencia. El derecho a la energía es un derecho inalienable. Confío en la razonabilidad de los hermanos argentinos”, indicó Duarte Frutos.

Los técnicos que Paraguay contrató son de la empresa japonesa Hitachi. Interviene también la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), una empresa privada que no quiere que se hagan los trabajos.

“Cammesa dice que esto (las maniobras) parece que va a afectar la central. Goerling me dijo que podía explotar la central y yo le dije es mi responsabilidad, si la ANDE autorizó”, añadió Duarte Frutos.

Comunicado del EBY Paraguay

En un comunicado, la EBY Paraguay aseguró que una comitiva encabezada por el director de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Nicanor Duarte Frutos, e integrada asimismo por el secretario del Comité Ejecutivo, Raúl Silva Busto, e ingenieros y técnicos de la institución (Margen Derecha), se hacen a estas horas presentes en la Central Hidroeléctrica Yacyretá para defender la posición paraguaya.

Una situación de tensión se generó en la mañana de este lunes en la Central Hidroeléctrica Yacyretá, debido a la oposición de funcionarios argentinos y de la Compañía Administradora de Mercado Mayorista Eléctrico S.A. (Cammesa) del vecino país, de avanzar en los trabajos de conexión de la línea paraguaya 500 kV, que se pretende concluir en diciembre de este año.

Ante esta situación, el director paraguayo de la Entidad Binacional Nicanor Duarte Frutos, manifestó que Paraguay no retrocederá ni cederá a la pretensión argentina de suspender los trabajos de conexión de la línea 500 kV.

En declaraciones a radio ABC Cardinal AM, calificó de irresponsable la actitud de la empresa Cammesa, que por su ineficacia provocó el apagón en la Argentina hace algunos meses, problema que inclusive pretendió endilgar a Yacyretá.

Advertisement
VIAellitoral.com.ar
Compartir