Gases y balas de goma en un desalojo en la plaza 25 de Mayo

Tras el episodio del jueves, donde una mujer atropelló a cinco manifestantes que cortaban una calle y terminó violentada por los mismos, este viernes la Policía del Chaco, Infantería y la Montada desalojaron a integrantes del Frente Darío Santillán en otro episodio violento. Desde el Comité contra la Tortura, Paulo Pereyra, quien se hizo presente en el lugar de los hechos, aseguró que no se cumplió con el “Protocolo Garré” vigente en la provincia.

Desalojo en la plaza 25 de Mayo. FOTO: Pablo Caprarulo
Desalojo en la plaza 25 de Mayo. FOTO: Pablo Caprarulo

El episodio de intolerancia y violencia que se vivió este jueves en Resistencia en el marco de una manifestación tuvo su correlato este viernes con la actuación de las Fuerzas. Horas antes del mediodía, miembros del Frente Darío Santillán se disponían a cortar el tránsito en inmediaciones a Casa de Gobierno, sin embargo fueron repelidos por un importante operativo de las fuerzas de seguridad. Hubo gases lacrimógenos, disparos de postas de goma y, de momento, el reporte de una persona herida que sería agente policial.

Advertisement
Paulo Pereyra, Comité contra la Tortura. FOTO: Pablo Caprarulo

Minutos después de los graves incidentes, Paulo Pereyra, miembro del Comité contra la Tortura, relató en comunicación con CHACO DÍA POR DÍA que se encentraba en la sede de Centro de Estudios Judiciales (CEJ), junto a Oscar Gómez, secretario de la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, en el marco de la charla prevista por el jueza Daniel Rafecas, cuando a unos 200 metros “vemos que estaban tirando los gases lacrimógenos y escuchamos los estruendos de disparos. Nos acercamos junto a Pablo Caprarulo que es el fotógrafo del Comité y me presento con el jefe del Operativo que me dice “estoy trabajando”. Le respondo que también lo hacía yo y que era integrante del Comité contra la Tortura. Se repliega infantería hacia el cordón y quedamos en el medio, entre el cordón y los manifestantes”, relató.

Desalojo en la plaza 25 de Mayo. FOTO: Pablo Caprarulo

“Nos acercamos a hablar con los manifestantes y en dos oportunidades llamo al ministro (Daniel) Chorvat que no me atiende y luego me devuelve la llamada. Le digo quien soy, le comento esto mismo y me pregunta si lo individualizaron al que lesionó al trabajador policial. Le expliqué que ese no era nuestro trabajo y que para eso no hacía falta tener privadas de la libertad a estas personas. Era como una especie de cerrojo y además los manifestantes ya se querían ir. El ministro me pregunta por las lesiones al trabajador policial y le digo que no me consta, que no era nuestro trabajo y que sí teníamos que prevenir que pase a mayores. La forma de hacerlo era que esta gente saliera de la plaza, le dije que no eran cosas contrapuestas, que los liberen y que lo individualicen porque todo lo que ocurre en la plaza queda registrado en algún lado. Entonces me corta el teléfono, con lo grave que es institucionalmente esto”, sostuvo Pereyra y comentó que en ese momento también se hicieron presentes Gladis Soto, diputada y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos junto a Carlos Soto, también miembro del Comité y la policía se repliega y empiezan a irse de a grupos los manifestantes que estaban en el medio de la plaza.

Recordó que en la provincia del Chaco está vigente la Ley 7710, conocido como “Protocolo Garré”, que marca las pautas para el accionar policial, y que “prohíbe el uso de armas de fuego, por más que el disparo sea el de una bala de goma y también está prohibido el uso de gases”. “La Ley vigente hasta ahora es la 7710. Nadie dice que usen las fuerzas si es necesario pero hay un protocolo. Nadie dice que quede indefensa la sociedad frente a episodios de violencia de particulares, pero el uso de las fuerzas tiene que ser gradual y oportuna. No hay otro protocolo vigente, todo lo otro es ilegal”, manifestó.

Por último, comentó que en el Comité evalúan los pasos a seguir, en tanto que como primera medida avanzarán en un pedido de informes por los hechos violentos que nuevamente ocurrieron en el casco céntrico de Resistencia.

 

 

Advertisement
Compartir