El juez Rafecas aseguró que “hay que hacer ajustes” al delito de tortura en el Código Penal

En diálogo con CIUDAD TV, el juez federal Daniel Rafecas consideró que la última legislación sobre el delito de tortura data de 1984, durante la posdictadura, y que necesita ser actualizado. Dijo que para erradicar la tortura y las prácticas de violencia institucional se requiere “un cambio cultural” y una “política de Estado".

Daniel Rafecas, candidato a Procurador General de la Nación.

En la previa de la presentación de sus conclusiones del plan de trabajo e investigación “Propuesta y reforma legislativa al delito de tortura” impulsada por iniciativa del Comité de Prevención de la Tortura Chaco, el juez federal adelantó que “tengo algunas ideas que quiero compartir con los especialistas chaqueños, que vienen trabajando hace muchos años en estos temas, y en todo caso ellos van a hacer después los que van a hacer una propuesta formal desde el Norte Argentino al Congreso Nacional para perfeccionar un delito que está muy bien, no es que estamos con problemas en cuanto a la legislación”. En ese sentido, indicó que “hay un artículo del Código Penal que fue reformado en 1984 cuando salimos de la dictadura, con el presidente (Raúl) Alfonsín, que es el que se aplica hasta hoy. Pero después de 36 años hay que hacer algunos ajustes”.

Advertisement

El magistrado federal ponderó que la provincia del Chaco fue la primera del país en constituir un Comité de Prevención de la Tortura y valoró que “es el que siempre tiene iniciativas y va marcando la senda en este tema tan importante para consolidar la democracia, para hacer retroceder algunas prácticas que vienen desde la época de la dictadura”. Destacó, además, que el CPTCh “ha logrado abrir oficinas en otras ciudades del interior de la provincia, que es muy auspicioso e interesante como modelo para llevar a otras provincias”.

“Un cambio cultural” para erradicar la tortura 

Rafecas consideró que se necesita “un cambio cultural” para comenzar a erradicar la naturalización del delito de tortura y de otras formas de violencia institucional contra personas privadas de libertad. En ese sentido, reflexionó que ese cambio involucra “a los medios de comunicación, a los contenidos formales de la educación y, sobre todo, la formación y capacitación en valores democráticos de policías, penitenciarios, jueces y fiscales”. “Así que es un largo camino que hay que hacer y creo que hay que encararlo como una política de Estado”, subrayó.

“No solamente tenemos que entrenarnos en estos temas los que trabajamos en tribunales, los policías o los penitenciarios, sino también los periodistas que están involucrados o que trabajan noticias judiciales, que forman parte del día a día de lo que es el sistema penal. Entonces también deberíamos tomar conciencia de que ellos también deberían formarse en ciertas cuestiones y valores como para después hacer un trabajo profesional cada día mejor”, sostuvo el titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº 3 de Capital Federal.

 

Advertisement
Compartir