Detenidos en Comisarías: “Hay una política de seguridad que no es acompañada por ningún presupuesto”

Así lo consideró en CIUDAD TV el doctor Gustavo Palmieri, vocal del CELS e integrante del Comité Nacional de Prevención de la Tortura. Reclamó en lo inmediato medidas para reducir la cantidad de detenidos en Comisarías en todo el país. “Acá, están en situaciones lamentables”, aseguró.

Gustavo Palmieri en "Agenda Circular".

El doctor Gustavo Palmieri dijo que fue invitado por la diplomatura de la Universidad del Chaco Austral en varias ediciones. “Este año nos invitaron a una charla, ayer martes,  en Sáenz Peña y hoy miércoles en Resistencia, para analizar algunas cosas que pasan en todo el país. En las distintas jurisdicciones es distinto y las formas de resolverlo también son diferentes”, indicó.

Advertisement

Consideró que “en los últimos años aumentó mucho la cantidad de personas privadas de la libertad, y no se debe únicamente a delitos violentos o graves, salvo los que son violencia de género. Los hay también por narcomenudeo, no narcotráfico, que esperan que se defina durante muchos meses si era para consumo o no la droga que tenían. Y en otros casos, una nueva práctica por los delitos de flagrancia; éstos no son los delincuentes más peligrosos y están por algunos meses esperando se defina su situación”.

Luego, el funcionario fue directamente a la situación en Chaco, afirmando que “acá están en situaciones lamentables y hay casos de utilizar las Comisarías para personas que están condenadas. Se duplicó en poco tiempo la cantidad de detenidos y pasó de 690 a 1200 casos, y ocurre que hay una política de seguridad que no es acompañada por ningún presupuesto. Son lugares donde ni siquiera están preparados para dormir”.

Amplió sus conceptos, indicando que son “espacios donde ni siquiera entran las camas donde tienen que acostarse, se turnan para dormir, comen donde duermen y están al lado del sanitario. El riesgo para las vidas de esas personas es alto, y cualquier cortocircuito eléctrico o incendio de algo, genera ninguna posibilidad de salvarlos”. Acotando como ejemplo que, “en una Comisaría de Buenos Aires el año pasado murieron nueve personas en un incendio”.

Además, Palmieri afirmó que “el motín es también un riesgo para los privados de la libertad y para los funcionarios, estas situaciones son muy fuertes. Muchas veces la comida se las traen los familiares porque no está presupuestada la alimentación, y la comparten. Es una situación de indignidad que genera códigos institucionales cero, y se están tolerando situaciones claramente equiparables a la tortura. Atar a una persona con una cadena a una reja lo es”.

Luego, habló de los casos de inimputabilidad por salud mental y los lugares donde van detenidos, y marcó al Chaco como un ejemplo en el tema, para sostener inmediatamente que “el Comité es el órgano articulador de todo el sistema nacional contra la tortura, y en esta provincia los defensores pueden inspeccionar los lugares. Después del caso Grecco, se crea el órgano de supervisión, y las actividades directas y la articulación las hace el Comité. Parte de mi actividad en esta visita fue juntarnos con el mismo para ver cómo podemos articular y darle repercusión nacional a las situaciones más graves”.

El vocal del CELS e integrante del Comité Nacional de Prevención de la Tortura, no obstante, admitió que, “las cosas no pasan igual en todos lados; y si bien la situación es muy grave en todo el país, las formas de solucionar ayudan a pensar y no naturalizar algo. Santa Fe tenía presos en Comisarías en forma tradicional por más de 20 años, y en Rosario lo pudieron solucionar en dos. Hay que adaptar los recursos que se tienen para seguridad de otro modo”.

“La crisis económica y la pobreza tienen que ver con el incremento de los delitos, aunque la relación no siempre es directa; porque no todos los delitos son un reflejo directo de la pobreza”, dijo Palmieri, quien también mencionó el caso Blumberg.

“Eso generó toda una ola que tenía que ver como se organizan las campañas de ley y orden. A partir de las modificaciones de la Ley Blumberg, Argentina tiene penas de hasta 50 años que no tienen otros países, y hubo varios mensajes que influyeron sobre esto”, finalizó.

Advertisement
Compartir