“Mazzoni no sólo no hacía cesar las torturas, sino que apuntaba con armas a los detenidos”

Así lo reconoció en CIUDAD TV el abogado querellante por la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia del Chaco, doctor Paulo Pereyra, al analizar lo debatido este martes en el juicio por la complicidad judicial con la dictadura, refiriendo al ex Fiscal del Juzgado Federal en Resistencia, Roberto Mazzoni.

Paulo Pereyra dialogó con "Agenda Circular".

Tras la primera jornada de alegatos en el juicio oral donde se juzga la complicidad judicial con la dictadura cívico-militar en la provincia del Chaco, en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Resistencia, el doctor Paulo Pereyra confirmó que “fue un día de alegatos”, afirmando que “por una cuestión de agenda se pasó a cuarto intermedio hasta el 17 de septiembre”.

Advertisement

El abogado querellante por el Ejecutivo Provincial, aseguró que “entendimos en el transcurrir de la investigación, que el doctor Roberto Mazzoni a través de su actuación, no sólo no hizo cesar las torturas y crímenes, sino que activamente cometía el tormento de delito psíquico, apuntando con armas a los detenidos”, situación que – por otra parte – estaría totalmente probada en la causa.

Cabe recordar que, en el banquillo de los acusados, se encuentran el ex secretario del Juzgado Federal y ex Fiscal Federal de Resistencia, Roberto Domingo Mazzoni, y el exjefe de guardia de la cárcel federal de Resistencia, Pablo Casco.

El planteo conjunto de las querellas de las Secretarías de Derechos Humanos de Provincia y de Nación apuntó a una pena de 18 años de prisión más inhabilitación absoluta y perpetua para el ex fiscal federal Roberto Domingo Mazzoni por considerarlo autor de delitos de lesa humanidad: cinco casos de secuestro y dos de torturas contra detenidos políticos.

Por otro lado, le endilgaron la autoría de encubrimiento, omisión e incumplimiento de deberes, todos delitos cometidos como funcionario público por no haber actuado ante  numerosas denuncias de los vejámenes padecidos por los detenidos políticos.

Advertisement
Compartir