Las hazañas nunca mueren

El pasado fin de semana la ciudad de Alta Gracia vivió una de los eventos más emotivos con el homenaje a los 50 Años de la Misión Argentina, una competencia de automovilismo realizada en el circuito alemán de Nürburgring con una duración de 84 horas continuas.

Homenaje a los 50 Años de la Misión Argentina.

¿Y por qué Alta Gracia? de allí se originó la idea a través de su hijo adoptivo, Oreste Berta, compartida con Juan Manuel Fangio y muchos mecánicos vecinos de esa ciudad. Lo ocurrido es muy conocido con el gran trabajo del producto cordobés conducido por pilotos argentinos.

Advertisement

Pero esta rica historia no podía quedar en el olvido y por iniciativa de Raúl Barceló (uno de los mejores periodistas argentinos) nativo de la Ciudad del Tajamar quien interesó al propio Berta y la colaboración de Marcelo Ingaramo pusieron en marcha el gran homenaje con La Fortaleza de Berta como epicentro.

El resultado no solo sorprendió, también asustó a los organizadores por la inesperada repercusión, más de 400 Torinos colmaron las playas reservadas y más de 3.000 personas entre participantes, invitados y aficionados que dejaron caer alguna lágrima al encontrarse con autos históricos como el de César Horacio Malnatti o el de Luis Rubén Di Palma o una Liebre 3 que llegó de Río Cuarto construida artesanalmente con los moldes de Heriberto Pronello.

Entre los homenajeados estuvieron Oscar “Cacho” Fangio, Oscar Mauricio Franco y Néstor García Veiga, integrantes de la Misión Argentina además de Berta y mecánicos que fueron protagonistas de la historia.

El fin de semana Alta Gracia se vistió de fiesta, de nostalgia y le abrió sus puertas a todos los “torineros” del país, sin selección selectiva por el estado del vehículo, vimos familias de todo nivel social compartir una fiesta inolvidable. Felicitarlos no alcanza, agradecerles en nombre del verdadero automovilismo, tal vez sí.

Advertisement