Macri recibe a Lacunza para analizar más medidas, en medio de la tensión con el FMI

El flamante ministro de Hacienda recibió en su casa a Sandleris y Dujovne. Sus decisiones pendularán entre atender el impacto social de la devaluación, buscar soluciones fiscales para financiar el paquete de alivio y negociar un waiver del FMI. En ese marco, este lunes se encontrará con el Presidente Mauricio Macri.

Hernán Lacunza y Guido Sandleris.

La renuncia del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en plena corrida y con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional en serias dudas, apuró la transición. El mismo sábado, el avión oficial Tango 10 partió a Neuquén, donde vacacionaba su reemplazante, el hasta ahora titular de la cartera de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, que ayer inició una serie de reuniones en las que se comenzaron a delinear sus primeras medidas.

Advertisement

Lacunza realizó una ronda de reuniones en su propia casa. Por la mañana, lo visitaron sus colaboradores más cercanos. Entre ellos, Damián Bonari, actual subsecretario de Política y Coordinación Económica provincial, quien pasará a ocupar su lugar en el Gabinete de María Eugenia Vidal.

Al mediodía, recibió al presidente del Banco Central, Guido Sandleris, con quien deberá coordinar las políticas de estabilización ante la acuciante crisis cambiaria. Se trata de dos viejos conocidos: al inicio de su gestión bonaerense, el flamante ministro nombró a Sandleris como subsecretario de Finanzas.

Por la tarde, fue el turno de Dujovne, que pegó el portazo luego de oponerse, sin éxito, al “paquete de alivio” lanzado por el Gobierno después de la derrota electoral. Es que con los anuncios, el cumplimiento de la única meta impuesta por el organismo que seguía en pie, la fiscal, quedó casi descartado. Sólo el primer combo de medidas destinadas a trabajadores, beneficiarios de AUH y pymes, demandará casi $60.000 millones (0,3% del PBI).

A eso se sumaron, la suspensión del IVA hasta fin de año para 24 alimentos básicos, que tendrá un costo fiscal de $11.400 millones repartido entre Nación y provincias, según el Iaraf; y el congelamiento de las cuotas de los créditos UVA. Con la suba de las retenciones aún en veremos, el único mecanismo de compensación difundido es un ajuste aún mayor en la obra pública.

El gran temor, tanto en el Gobierno como en el Frente de Todos, es que se caiga el próximo desembolso por US$5.400 millones, que debería llegar en la segunda quincena de septiembre, cuando aún quedan vencimientos de Letes por US$9.425 millones hasta fin de año.

Para esta semana se espera la llegada de la misión del FMI que debe revisar las cuentas públicas antes de autorizar el siguiente pago. Pero el organismo aún no confirmó la fecha de arribo. La disconformidad con el Ejecutivo es manifiesta: a diferencia de lo que ocurrió durante todo el año, ninguna de las decisiones económicas anunciadas fue respaldada públicamente desde Washington.

Mientras trabaja en el pedido de un waiver al Fondo, el equipo de Lacunza evalúa junto a la Anses la posibilidad de otorgar un bono a los jubilados y adelantar el aumento de los haberes previsto para diciembre. Otra de las primeras gestiones será la actualización del castigado salario mínimo.

Advertisement
VIAbaenegocios.com
Compartir