Sol Rodríguez, modelo con una dura historia de vida y lucha por la inclusión

La joven sáenzpeñense de 24 años que perdió su pierna izquierda en un accidente, explicó en CIUDAD TV sobre su actividad rompiendo prejuicios y trabajando por una inclusión real, no como la que es declamada y no practicada. “Sigo siendo la misma, pero sin la pierna”, sostuvo.

Sol Rodríguez en "Tarde de Ciudad".

“Se me cruzó la idea de trabajar por una inclusión real, fundamentalmente por personas con problemas como yo, que lo sufrieron”, comienza diciendo Sol, quien visita los estudios de CIUDAD TV sin su prótesis, porque “ahora tuve una cirugía nueva, por eso no la estoy usando”.

Advertisement

Se muestra un poco tensa recordando el momento en que perdió la pierna izquierda “en un accidente con amigos. Fue muy duro, pero mis médicos y mi familia me ayudaron mucho. El Hospital 4 de Junio de Sáenz Peña fue excelente con el trato, pero la situación fue muy difícil”.

Su caso tuvo repercusión nacional, y exhibió imágenes captadas en el programa de Marcelo Tinelli. “Recién tenía 24 horas de operada cuando estuve con él”, relató; y continúa revelando que “luego me probé la prótesis y la adopté desde el principio; pero como estaba aburrida, empecé con ponerle uñas, pintarlas, y así fue la cosa”.

Admite que la idea de seguir su vida como modelo, fue fundamentalmente “romper con los estereotipos de mujeres perfectas”; y además da cuenta de sesiones de fotos realizadas en Barranqueras, con y sin la prótesis. “Me animé a hacer las fotos sin las prótesis, para mostrarme tal cual soy”, dijo con firmeza.

Manifestando inmediatamente que “fuerte siempre fui, pero la depresión me apagó un poco; aunque yo sigo siendo la misma, sin la pierna”. En cuanto a la lucha encarada desde su convicción, expresó que, “quiero que llegue, que sea real la inclusión y que entre en el mundo del modelaje. Que chicas así puedan hacerlo y no buscar la mujer perfecta”.

Explicó luego que, “tengo que hacer rehabilitación, mientras estoy siguiendo el proyecto de inclusión. Volví a operarme, y me sacaron la prótesis, y es un proceso doloroso”. Tampoco deja de mencionar su agradecimiento a los médicos y enfermeros del Hospital, y a los profesionales que la atienden en su domicilio.

“Nunca pensé que me iba a pasar esto, pero me ocurrió, y ahora veo como es la real situación de la inclusión. Venden inclusión, pero no la hay tanto; no del todo”, sostiene con algo de desagrado, pero sosteniéndose en su decisión que la llevó a encarar este lucha, de ser modelo con su prótesis, para alcanzar una verdadera inclusión.

En el final, Sol Rodríguez afirmó que “voy a estudiar abogacía”, y reconoce que su hermano mayor “es como mi papá, siempre está pegado a mí y me atiende”, y concluyó indicando que se encuentra analizando un par de propuestas de trabajo. Todo un ejemplo de lucha y perserverancia y, sin dudas, un modelo para imitar en la vida.

Advertisement
Compartir