Azula: “Estoy preparada para ganar o perder, pero espero que el pueblo me honre con ser senadora”

Es precandidata a senadora nacional y sostuvo en CIUDAD TV que se bajó de la candidatura a vicegobernadora para darle a las PASO mayor movilidad, y que hoy Juntos por el Cambio está movilizada en toda la provincia. “Tenemos que leer los mensajes que la gente nos va a mandar en estas elecciones”, afirmó, y aseguró que Roy Nikisch debe ser el político con mejor imagen en el Chaco. Confiesa, además, que hay que ganar o perder por poca diferencia.

Alicia Azula en "Tarde de Ciudad".

“Estamos en la recta final. Hoy martes estuve en una reunión y actividades durante todo el día, y vemos que la gente tiene muy poca información. Hay un microclima político que lo vivimos solamente nosotros, mientras hay una cierta desinformación general. La gente cree que se vota únicamente en Buenos Aires”, afirmó Alicia Azula.

Advertisement

La precandidata a senadora admite que “es mi primera experiencia en liderar un proyecto político provincial, que tiene sus bemoles y no es fácil. Esta fue una campaña corta, donde hay que estar presente desde el pueblo más chico al más grandem y nosotros recorrimos la gran mayoría, aunque no todos. La gente está contenta y quiere ver legisladores más presentes, que acompañen. Por supuesto, existen muchas inquietudes y debe resignificarse el rol del legislador estando cerca de la gente”.

Anunció también que asume “el compromiso de tener una agenda que sea del Chaco, que acompañe al gobernador, pero también a las economías regionales que a veces no tienen la mirada solidaria de las autoridades. Pienso en una Hidrovía que estoy esperando verla en su máxima potencialidad con una provincia que debe ser protagonista, como tener previsto en el dragado el ingreso al Puerto de Barranqueras. Así tenemos que llevar al Congreso los temas que la provincia necesita”.

En la opinión de Azula, “este año electoral fue muy enmarañado, no fue claro. Siempre quise demostrar que soy una persona coherente a la que que me mueve el rol de construir”; y lamenta que “no pudimos tener un espacio donde todos nos podamos juntar en una mesa y tomar las mejores decisiones. No hemos encontrado a quienes estuvieron de acuerdo en las decisiones que se tomaron” en el seno de su partido.

Estimó luego que “sea quien sea el que gane, Juntos por el Cambio, tiene que triunfar o perder por muy poca diferencia, lo que nos va a dar chances de recuperar la provincia”. Reconociendo que “preferí arriesgar la vicegobernación para darle a las PASO una movilidad, un calentar de motores. Hoy Juntos por el Cambio está movilizada en toda la provincia, y no hay una localidad donde no haya simpatizantes de Zimmermann o de Azula que no estén movilizados”.

Más adelante, y en cuanto al lugar que dejó vacante en la fórmula a la gobernación, acotó que “Roy Nikisch es todo un orgullo. Debe ser el dirigente político con mejor imagen en la provincia del Chaco, y eso nos da un plus extra en la fórmula a gobernador y vice”.

Insistió en señalar en que “por supuesto que quiero ganar, pero se puede ganar o perder, y estoy preparada para cualquiera de las dos cosas. Ojalá el pueblo me honre con ser senadora, porque cuando uno va a representar al Chaco no va con la camiseta partidaria, nuestros motivos deben ser otros. Por eso nuestro objetivo es tener un acercamiento con la gente y defender un país federal”.

Sentenció que, respecto de la Casa Rosada, “los intendentes tenemos una orfandad. Nunca tuve una reunión con dirigentes nacionales que vinieran a preguntarme en qué estaba o qué necesitaba; o que me digan te voy a hacer la Terminal de Ómnibus o tal obra. Por eso estas elecciones van a marca un antes y un después, y cuál será el camino hacia adelante y tenemos que saber leer los mensajes que la gente nos va a mandar este domingo”.

Narró que, dentro de sus actividades de campaña, que “anoche -lunes- en Concepción del Bermejo, que haya más de 40 personas en el Comité con un frío que taladraba los huesos, nos obliga a tener mayor responsabilidad de llegar al Congreso. Sigo este miércoles con la misa de San Cayetano, donde hace 17 años que participo de la misa pidiendo para todos, incluyendo mi familia. También hay reuniones con otros sectores y a la tarde voy a Sáenz Peña”.

No pasó por alto el tema de la candidatura de su hija a sucederla en la intendencia de Barranqueras. “No quería que se creyera que es una dinastía. Es mi única hija a la que le gustó la política, y le puso muchas ganas y compromiso a funciones en la Municipalidad. Tuvimos la suerte de que haya internas en Barranqueras y haber participado y ganado por un amplio margen. Mucha gente quería matar a Alicia Azula en su territorio, pero la interna es la forma más democrática para elegir los candidatos”.

Sobre el final, confesó que, “me gustaría que me elijan porque soy una persona que entré a la política a hacer algo por Barranqueras. Hoy mi ciclo quedó concluido y entrego una ciudad en marcha, con muchas cosas buenas, pero ahora quiero hacer algo por la provincia. Poner a disposición mi capacidad de trabajo, coherencia y donde lo único que necesitamos los chaqueños es tener objetivos comunes. En el Congreso debemos tener gente que defienda valores y a la provincia, y yo no voy a llegar por un patrón político, sino porque Dios y la gente quiere”.

“Tengo una imagen, no soy repudiada, y lo he logrado con mi trayectoria política y mi línea de conducta. Tengo mis cuentas aprobadas por el Tribunal y lo único que he hecho es poner mi vocación al servicio de la ciudad, y hoy también la quiero poner al servicio de la provincia, siempre que la gente lo quiera”, concluyó la intendenta de la localidad portuaria.

Advertisement
Compartir