Salarios legislativos: el veto del Ejecutivo, sin tratamiento ni preferencia

La ley 3016-A fue sancionada el 12 de junio. El 1° de julio ingresó al Parlamento el pliego del Ejecutivo con el veto total a la normativa que establece una modificación en la base de cálculos, “enganchando” los salarios de los trabajadores legislativos al de la Presidencia de ese Poder. Este miércoles, cuando un importante grupo de trabajadores esperaba que el Cuerpo ratifique la ley, el veto no logró su tratamiento sobre tablas y pasó a comisión sin preferencia para su tratamiento. Hubo fuertes cruces fuera y dentro del Recinto.

El Parlamento chaqueño giró este miércoles a comisión el pliego del Ejecutivo provincial que establece el veto total a la Ley 3016, que modificó el 12 de junio la escala de remuneraciones para el Poder Legislativo a partir de calcular los salarios de los trabajadores sobre el del cargo de la Presidencia de ese Poder.

Advertisement

El pliego había quedado apartado entre los puntos que conformaron el combo de proyectos definidos para abordarse, aunque el debate legislativo sólo se dilató en esta discusión y luego se diluyó.

Afuera del Recinto, quienes se reconocen como trabajadores legislativos autoconvocados, además de un amplio sector de retirados, se manifestaron a lo largo de la sesión ordinaria que inició minutos después de las 14 y concluyó, al quedarse sin quórum, cerca de las 19.

“Nosotros hemos propuesto apartar el Punto 4 de comunicaciones oficiales”, reconoció la radical de Cambiemos, Irene Dumrauf y se refirió de manera puntual al pliego del veto total sobre la Ley 3016- A, cuyo proyecto impulsó junto a su par Carmen Britos.

“Es necesario que el cuerpo constituya en comisión y elabore el despacho correspondiente para dar tratamiento a esto”, sentenció.

Recordó que la letra original ya había sido modificada previo a su sanción, echando por tierra uno de los argumentos de mayor peso que hace a la ejecución del Presupuesto. “Lo hicimos con responsabilidad”, acentuó y del mismo modo recalcó: “Los trabajadores no han tenido paritarias ni negociación salarial” y reclamó: “Acá se están utilizando distintos artilugios. Es importante decir qué piensa cada uno. El veto ingresó el 1 de julio y estamos postergando el tratamiento del tema prácticamente para fines de agosto.

 

Cabe mencionar que hubo otros dos expedientes de comunicaciones oficiales apartados, vinculados a las licencias sin goce de haberes solicitadas por Carim Peche y Roy Nikisch, candidatos a gobernador y a vice, quienes sin embargo arribaron al Recinto en medio de este debate que requería, al menos para su ingreso y tratamiento sobre tablas, de los dos tercios de los votos.

“Estamos en condiciones de poder avanzar en el rechazo al veto”, pidió a sus pares Dumrauf.

El ingreso de Nikisch y Peche provocó, sin embargo, que el jefe del bloque oficialista Hugo Ságer consultara de qué manera seguían entendiendo que ambos habían solicitado licencia. En definitiva y por consenso general , además de cuestiones reglamentarias, su presencia allí daba por caído el pedido y ahora deberán solicitarlo nuevamente.

Posteriormente, Daniel Trabalón del Frente Grande, acentuó: “Todo sabemos lo que esto significa. Fijemos una posición. Nosotros lo rechazamos (el veto), nos parece muy injusto. Hace días atrás el Ejecutivo estableció una remuneración especial del 120% para funcionarios y magistrados”, reclamó.

La misma postura tomó el legislador del Partido del Obrero, Aurelio Diaz quien se quejó por “las vueltas” que se dan cuando se trata de los trabajadores. “Hay que armar una paritaria que discuta semestralmente. Nuestra postura es de contundente rechazo al veto del Sr. Gobernador”, asumió.

Desde las filas del justicialismo, también Claudia Panzardi adelantó su rechazo. “Es un aumento que han solicitado por mucho tiempo. Indiscriminadamente en otras áreas se están dando aumentos. Hubo 30% de aumento para funcionarios de Gabinete y no para los trabajadores. Evidentemente no es prioridad de la mayoría de los diputados”.

Retomó Dumrauf. “Nosotros ya aprobamos una ley modificando la base de cálculos. Si ya los legisladores hemos aprobado esta ley, cuál es el problema para volver a tratar este tema en el día de la fecha. Por lo menos para que empiecen a caer las caretas”, insistió la diputada de Cambiemos.

Le respondió Ricardo Sánchez. “Creo que el pueblo sabe quién está del lado de los trabajadores y quien trabaja para que gane otra vez Macri. Me refería antes a Peche y a Nikisch porque saben de qué se trata ejecutar un presupuesto. Esto no está contemplado en ese presupuesto”, defendió.

Gladis Cristaldo, de la Concertación Forja, señaló la necesidad de poder hacer un seguimiento de las partidas presupuestarias y expresó su apoyo a la Presidencia en el sentido de acompañar toda iniciativa o búsqueda para generar partidas presupuestarias que cubran el cálculo impuesto por ley. Pidió que se apruebe y aclaró: “Entiendo que puede llegar a haber oportunismo político, pero como trabajadora no puedo votar de otra manera. Independientemente de que este proyecto pueda tener un impacto importante”.

Un nuevo cuarto intermedio que ni siquiera había contado con los votos necesarios para autorizarse, puso en alerta a diputados de la oposición que entendieron que el oficialismo se retiraría. No obstante, con la presencia de Trabalón, Díaz, Cristaldo y Panzardi lograron reunir a 17 legisladores y fue Carina Batalla, vicepresidenta segunda de la Cámara, quien llamó para continuar la sesión, con lo que lograron que el resto del cuerpo regrese a sus bancas y puntualmente Juan José Bergia asuma el rol de presidente nuevamente.

Ya en plena sesión, Luis Obeid advirtió: “No quería que pase desapercibido. Hay 29 presentes y 3 ausentes. Acá pidieron cuarto intermedio habiendo 16 diputados y 13 del otro. No nos obliguen a traer un escribano en cada sesión para que no vuelva a ocurrir. Yo no quiero pedir sanción para la Secretaría, pero lo voy a hacer si tengo que hacerlo”.

En la votación, la moción de Sánchez obtuvo 15 votos. Mientras que la de Silvio Corradi 17. Al no lograr los dos tercios de los votos, el pliego del veto pasó a Comisión y sin preferncia para su tratamiento.

Posteriormente se expresaron Hugo Ságer, quien ratificó su postura contraria al veto y adelantó que lo rechazará a la hora de su tratamiento.

Elida Cuesta, por su parte, sin quórum hizo su descargo. “Voy a salvaguardar mi buen nombre y honor ante todo. Voy a defender siempre el beneficio para el personal que trabaja no para los ñoquis”. Ratificó su rechazo a la Ley y agradeció de manera puntual a Susana Alonso, Hugo Ságer y Juan Manuela Pedrini (línea contraria en la interna política del PJ), por su compromiso en “trabajar en una propuesta factible que se pueda pagar. Bajo mi presidencia no voy a hacer una locura, no voy a ser responsable de esto”, sentenció.

En la calle, el rechazo

Los insultos que llegaban de la calle retumbaron en los pasillos del Recinto, incluso hubo cruces entre los propios trabajadores que se tildaban de “traidores” por no apoyar la ley del aumento y por “sentarse con la patronal y negociar a espaldas del trabajador”. En el desmadre también las obscenidades fueron dirigidas a trabajadoras de prensa.

En diálogo con CHACO DÍA POR DÍA, el referente de los “autoconvocados”, Hugo Coria, afirmó: “No es la Ley Banelco, pero sí de diputados que no tiene palabra cuando fueron a comprometerse con los trabajadores. Es una lástima que el presidente de la bancada justicialista haya vendido a los trabajadores. Da vergüenza. Que vayan a trabajar ellos en política, que vayan a buscar los votos ellos. Nosotros, los peronistas como yo, no vamos a trabajar en política. Van a tener que ir a buscar los votos ellos”, sentenció.

Advertisement
Compartir