“No soy neutral en la contienda entre las fuerzas de seguridad y los militantes”, afirmó Wainfeld previo a presentar Estallidos argentinos

En conferencia de prensa, el abogado y periodista hizo un repaso de su libro, pero sobre todo de una época marcada en la historia negra de la Argentina. "Hay periodistas que dicen ser objetivos o neutrales. Yo no soy neutral respecto de la desigualdad, de la discriminación, la xenofobia, de la doctrina Chocobar, de los asesinatos de Kosteki y Santillán, Rafael Nahuel. No miento ni trato de distorsionar los hechos, pero no soy neutral, nunca lo fui", afirmó en una invitación a la presentación de Estallidos argentinos.

El periodista y abogado Mario Wainfeld presentará este lunes a las 20 su libro Estallidos argentinos.Cuando se desbarata el vago orden en que vivimos, en el local de librería De la Paz, donde describe el modo de hacer cómo se hace política en la Argentina, cómo se tramitan las crisis, cómo participa la sociedad.

Advertisement

Por la mañana, brindó una conferencia de prensa en la que reforzó la idea de que “la conflictividad existe en todos los lugares del mundo, la política es conflicto de intereses, no existe política sin conflicto y no hay país en el mundo que no los tenga y ocurren porque los pueblos quieren mejorar su capital, su patrimonio, su repertorio de derechos y los sectores dominantes no quieren ceder. Entonces hay una pugna que a veces se violenta, a veces es institucional, a veces solapada y donde a veces prevalece un sector y otras otro”. “En definitiva, todo derecho es una conquista y toda conquista se obtiene a expensas de otro”, afirmó.

Aclaró que no necesariamente es perjudicial, cuestión que dependerá de las modalidades en que se den las tensiones. “Perjudica la violencia extrema, la exclusión del adversario en términos democráticos”, sostuvo.

“Hay periodistas que dicen ser objetivos o neutrales. Yo no soy neutral respecto de un millón de cosas. No soy neutral respecto de la desigualdad, de la discriminación, la xenofobia, a la doctrina Chocobar, respecto de los asesinatos de Kosteki y Santillán, Rafael Nahuel. No soy neutral  , no miento ni trato de distorsionar los hechos cuando hablo de eso. Los hechos son hechos y sobre ellos uno se funda. Trato de contarlos, el minuto a minuto años después, pero no soy neutral, nunca lo fui”, afirmó el periodista e insistió: “No soy neutral respecto de la contienda entre las fuerzas de seguridad y los militantes”.

“En el sistema democrático y en el sistema constitucional argentino ninguna persona ni ninguna autoridad tiene facultades para matar a otra. Está prohibido matar. El Estado no puede matar nunca. Si el Estado mata a alguien está muy mal. Creo que la postura, y ahí hablo del periodismo, en especial del profesional; la idea que uno esconda su propia premisa es negarle información al público”, aseguró.

“Los argentinos somos, y el sistema en particular, nos tomamos, entre comillas, licencias poéticas. Decir por ejemplo que el periodo 2001- 2002 donde tantos presidentes se suceden tiene una serie de irregularidades. No es la mayor la salida del presidente De la Rúa, que al fin y al cabo renuncia y siguen los planes de sucesión. Pero hay varias irregularidades ahí. Sin embargo, el sistema político, si uno mira en conjunto estuvo bastante gauchito. Desde 2001 a 2003 hubo una crisis fenomenal, un país sin moneda, sin orden, sobreendeudado, sin Estado. Hay elecciones en 2003, pero también en 2001 en donde la sociedad vota casi en contra del sistema político, el voto bronca, voto en blanco. El gobierno es el que más pierde, pero en realidad pierde el sistema político”.

Recalcó que también en esa oportunidad hubo un orden. “Por momentos caótico. En 2001 parecía que se iba todo al diablo, que la Argentina podía caer en una crisis descomunal, inclusive en política. ¿Cuál es el límite? En ese momento yo tenía temor de que mis nietos no nacieran acá. Quiero que tengan la posibilidad de ascenso social”, recalcó.

Advertisement
Compartir