Alicia Azula: “El 11 de agosto podemos dar una sorpresa”

La intendenta de Barranqueras y precandidata a senadora nacional, expresó en CIUDAD TV de “cambiar el rol del legislador” y la necesidad de mejorar, entre otras cosas, el sistema educativo. Dijo ser amiga de Víctor Zimmermann, ocasional adversario electoral y destacó que tiene “otra impronta”. El hecho de ser mujer, asegura, le aporta otro ingrediente a la propuesta.; y se mostró orgullosa de que su hija haya ganado la interna en la ciudad portuaria, porque es “coherente, de trabajo y honesta”.

Horas atrás había señalado que “somos los pobres de la campaña porque no tenemos los fondos para salir a comprar votos”. Pero ahora parece que la realidad le marca otra cosa, no porque tenga muchos fondos, “sino por la respuesta de la gente”.

Advertisement

Recién llegada del interior, Azula explicó que “estamos recorriendo Los Frentones, Concepción del Bermejo, Pampa del Infierno, Napenay, en fin, toda la zona. La mejor forma es estar en contacto con la gente y contarles nuestra propuesta; y también queríamos llegar hasta El Sauzalito, pero todavía no se puede circular por todo el Chaco con normalidad”.

Sobre sus propuestas que acerca a la población, la precandidata radical a la senaduría nacional sostuvo que “esto es lo que siento. Creo y tengo el desafío de cambiar el rol del legislador nacional, porque hasta ahora primero se acercan durante la campaña y después no aparecen. Como senadora nacional, de ser elegida, tendríamos que tener una agenda en combinación con el gobernador de la provincia para defender los proyectos y objetivos para que el Chaco siga creciendo”.

Se mostró convencida, además, de que hay que “convocar a todos los legisladores nacionales para que tengamos una agenda común. Voy a trabajar mucho – soy docente -, en una educación más eficiente, amoldada a estos tiempos. Sabemos que la capacitación es necesaria y los jóvenes tienen que acompañar los nuevos tiempos; la tecnología hoy a veces reemplaza la mano del hombre, pero éste es el que debe manejar esa tecnología”.

Azula abundó en detalles en cuanto a que “tenemos que tener un sistema educativo con orientación y capacitación; sino, nunca vamos a tener adultos dignos. Porque con educación y trabajo es como Argentina ha salido adelante”.

“Hay una franja de la Argentina que le pone el hombro, que paga los impuestos y hace el esfuerzo, y tenemos que ver como ampliamos la franja y garantizar el desarrollo del país. Espero poder defender el interior, el país federal, porque seguimos con un centralismo macrocefálico. Hay que estar para pelear por todos los que no tienen voz en el interior del país”, acotó la actual jefa comunal.

Al analizar la situación de eventual contienda electoral con su correligionario Víctor Zimmerman, Azula opinó que “cada uno mostrará dentro de su trayectoria sus actitudes. El es funcionario del Plan Belgrano, es un amigo. Pero considero que tengo otra impronta, otra fuerza y mirada”.

Cambia de tema y afirma que “cuando los intendentes presentamos proyectos, a veces no tenemos acompañamiento para que las cosas se solucionen. Es fundamental que los legisladores nos pongamos la camiseta del Chaco; porque no por tener la camiseta del radicalismo voy a dejar de acompañar al gobierno si es Justicialista”; y refiere que a ella la marcó su gestión en la comuna portuaria, porque “la gente ve que cuando gobernás, lo hacés para todos. Tenemos un valor agregado por lo que significa la mirada de la mujer y con una impronta diferente”.

“Tenemos que trabajar hombres y mujeres juntos, no hay diferencias cuantitativas importantes. Después de tantos años de una política machista, se busca la inserción de las mujeres”, describió; e inmediatamente aludió a sus dichos mencionados al principio de esta nota sobre que “somos los pobres de la campaña, la hermanita pobre”; afirmando que “parece que me equivoqué, que no soy tan pobre”. Y mencionó a “los que me llaman para acompañarme. No vengo de familia acaudalada ni tengo denuncias, ni pasé por Comodoro Py”.

Luego de mostrarse satisfecha por el acompañamiento que recibe en la campaña, dijo “vamos a ver el domingo 11 de agosto a las 8 de la noche, puede ser que tengamos una sorpresa”. Y sostiene esperanzada que, “estas elecciones van a ser un antes y un después. La gente va a elegir un modelo de país y de dirigente”.

En otro orden de cosas,  dijo que es momento “de reconciliarse” en la sociedad, para agregar que le “dolió mucho” la interna. “Tomaron a Barranqueras como un bastión a conquistar, yo nunca tuve la invasión que tuvo mi hija en esta oportunidad. Parece que querían cortarme las alas”.

“Silvana – su hija ganadora de la interna – es una persona con un empuje y una fortaleza que podía haber elegido cualquier cosa, y dijo que quería ser candidata a intendente. Me alegro que haya habido una interna, no me opongo a ellas, pero quiero que sean sanas. No quiero una dinastía Azula, pero ella (Silvana) estaba bien posicionada en las encuestas”.

Señala finalmente que no participó de la campaña de la interna portuaria “para no entrometerme o perjudicarla. Silvana se puso la campaña al hombro con su lista de concejales y me da mucho gusto cuando un hijo sale adelante. Es coherente, de trabajo, con valores y una honestidad marcada. Los cambios que puedan haber, serán por la impronta de una mirada joven a la gestión”.

 

Advertisement
Compartir