Diego Arévalo quiere suceder a Capitanich en el Municipio: “La herencia de esta gestión pone una vara muy alta”

En diálogo con CIUDAD TV, el secretario de Obras Públicas del Municipio de Resistencia, que aspira con suceder a Jorge Capitanich, destacó que la actual gestión ejecutó más cuadras de pavimento que en los 32 años anteriores. También habló de las asignaturas pendientes

Diego Arévalo, quién integra el equipo que acompaña la gestión municipal de Jorge Capitanich, aspira a suceder al exgobernador en la conducción del principal distrito municipal de la provincia del Chaco y a alcanzar la “alta vara” que dejará su antecesor de la que destacó la concreción de un récord histórico de 750 cuadras de pavimento comparada con las 700 construidas entre 1983 y 2015. “Para nosotros eso es uno de los grandes hitos que vamos a dejar y va a ser un poco la herencia de esta gestión que pone una vara muy alta, que expresa que se puede hacer y que deberán hacerlo las próximas gestiones”, consideró el funcionario municipal.

Sobre el pavimento como eje central de la actual administración municipal, Arévalo lo planteó como un eje transversal que permite resolver otro tipo de problemáticas urbanas como la ejecución de desagües, iluminación, mejorar la circulación de vehículos lo que, en definitiva, “tiene mucho que ver con la calidad de vida que a cada vecino de forma directa le va cambiando”.

“Es una leyenda urbana que no se ejecutan desagües”

El secretario de Obras Públicas también se tomó su tiempo para refutar las críticas opositoras sobre una supuesta falta de planificación de obras de desagües tras los anegamientos que se produjeron en numerosos puntos de la ciudad como consecuencia del histórico volumen de lluvia que afectó a la capital chaqueña durante la primera parte de 2019. “Es una leyenda urbana, la queremos desmitificar. Cada pavimento se piensa con el sistema de desagües, no se piensa independiente. Nosotros trabajamos en la ejecución de cada pavimento con un proyecto ejecutivo, teniendo en cuenta las cuencas de aporte, y los distintos lugares adonde se derivan los niveles de agua”, explicó Arévalo. En ese sentido, precisó que “son casi 22 kilómetros de desagües que hemos construido en el pavimento, en muchas de las obras se gasta más en desagüe que en pavimento”. Sin embargo, advirtió que “los eventos que hemos tenido o los registros de lluvia fueron muy superiores a todo lo que estaba previsto. Uno piensa en conductos para lluvias promedio, pero una vez que supera los 80 milímetros por hora ya estamos en problemas, pero está en problemas toda la ciudad”.

“Por nosotros, podríamos poner a la universidad, al Tribunal de Cuentas o a cualquier organismo que venga y controle lo que estamos haciendo: no hay caños que falten ni hay proyectos ejecutivos que estén mal diseñados”, puntualizó.

Lo que falta por hacer

Entre los proyectos pendientes, Arévalo se refirió al nuevo cementerio, que es pensado como uno de características metropolitanas que considere también las necesidades de Barranqueras, Vilelas y Fontana. “Ya tenemos la asignación del predio pero tenemos que avanzar en disponer los fondos para esa ejecución”, explicó.

Otra de las asignaturas inconclusas de la actual gestión es avanzar con el tratamiento de residuos sólidos urbanos teniendo en cuenta un fallido primer intento con una empresa que afrontó problemas económicos y no pudo cumplir con las etapas del proceso de licitación. “El sistema de recolección depende de cómo se traten esos residuos, así que hay que trabajar en eso”, recalcó el funcionario municipal.

Arévalo planteó que uno de los ejes de una futura gestión será la empleabilidad del recurso humano. “Al problema de la falta de trabajo hay que sumarle una política de empleo activo desde el municipio, no desentendernos. Tiene que ser parte de nuestra agenda la formación de recursos humanos, apoyar el emprendedurismo y motorizar niveles de actividad de una ciudad comercial y de servicios como Resistencia”.

Nuevo edificio municipal y/o descentralización

Desde hace años que las instalaciones de la sede central del Municipio de Resistencia no son las óptimas ni para el personal que se desempeñan en el lugar ni para los usuarios que deben realizar gestiones y el objetivo de una futura gestión será lograr construir un nuevo edificio que aún no se pudo concretar por la falta de acompañamiento del Concejo Municipal. Ante esa negativa, desde la gestión de Capitanich se avanza con la “descentralización progresiva” de las áreas municipales con la construcción de diferentes edificios como el de Energía Urbana, Pavimento, Bromatología, Paseos y Jardines, más el reacondicionamiento del Paseo Costanero y el nuevo edificio para tramitar la licencia de conducir ubicado en Lavalle 750, lo que permite “salir del microcentro, garantizar espacio de estacionamiento, mejor servicio y la integración de un lugar que va a tener actividades culturales, deportivas y también administrativas”.

“Vamos a ir por un proyecto superador, si no alcanzamos con eso seguiremos con la descentralización y nuevas obras que den calidad de atención a nuestros contribuyentes y sobre todo para que nuestros trabajadores puedan hacerlo cómodamente”, señaló. En ese contexto, Arévalo consideró que se deberá avanzar con la digitalización de la mayor cantidad de trámites posibles que no requieran la presencia física de los contribuyentes.

Tránsito y transporte, los grandes problemas 

Por otra parte, el secretario de Obras Públicas reconoció que una de las principales problemáticas que afectan a Resistencia es la del tránsito. “El tránsito tiene mucho que ver con la cantidad de cuadras pavimentadas que dispone una ciudad para garantizar una descentralización, por eso avanzamos con un plan muy fuerte de pavimentación”, sostuvo. En ese sentido, ponderó que “hoy, trasladarse a lo largo de la 9 de julio podés hacerlo yendo por Villa Los Lirios hacia arriba o hacia abajo donde hemos pavimentado la zona de Villa San Juan y teniente Saavedra y eso genera corredores alternativos y facilita la dispersión del flujo vehicular”.

Respecto del transporte público, advirtió que “si no lo mejoramos, a la gente no le dejaremos más alternativa que incorporar una nueva moto o vehículo dentro del sistema de circulación y nosotros necesitamos que el sistema de transporte sea de calidad, sea eficiente, para que esa sea una opción para la mayoría”. En ese sentido, cuestionó la falta de apoyo del Concejo para la licitación del nuevo sistema de transporte público lo que obligó al Municipio a negociar unilateralmente la mejor en la prestación del servicio con cada una de las empresas de transporte.

“No tenemos que dejar que los usuarios sean rehenes de ciertos intereses empresarios, necesitamos ir a un proceso de licitación, que eso esté garantizado a través de una votación en el Concejo, y es lo que el intendente ha venido pidiendo, el secretario de Gobierno, Sebastián Lifton, antes Fabricio Bolatti, porque realmente cuando hablamos de transporte público hablamos de los que más necesitan, los que menos tienen y es una gran herramienta para mejorar todo lo que sea el tránsito en Resistencia”, concluyó.

 

Compartir