25 años del atentado a la AMIA: “Para el pueblo judío el valor vida es supremo”

El apoderado legal de la comunidad israelita, Daniel Levin, recordó este jueves el atentado a la AMIA. Habló de la significancia de la pérdida de la vida y de la falta de resolución en cuanto a la investigación del atentado que terminó con 85 personas. "Si bien la sociedad argentina, con su generosidad, su apertura y su capacidad de dar amor y contención, lo ha disimulado muy bien, hoy es visible que la institución judía está protegida. No existe ese fenómeno en otras instituciones", afirmó. Y recalcó que, "el peor acto que podemos cometer, colaborando con el terrorismo, es olvidar y pretender que es a otro al que le ocurre".

Daniel Levin, apoderado legal de la comunidad israelita.

El apoderado Legal de la Comunidad Israelita, Dr. Daniel Levin, visitó este jueves los estudios de CIUDAD TELEVISIÓN al cumplirse 25 años del atentado a la AMIA. “Para el pueblo judío, el valor vida es supremo. La pérdida de vida, cualquiera sea su origen, judío, cristiano o musulmán, tiene una significancia profunda en cuanto al efecto que produce. Y si le sumamos la falta de resolución y resultados a nivel institucionales en relación a la investigación del hecho, la estructuración del efecto en relación a la comunidad en particular y a la comunidad toda en general es de una profundidad, de una característica inigualable en relación a otros hechos”, expresó.

Advertisement

“Han pasado 25 años y no tenemos ningún tipo de resultados. Si bien hoy se está llevando a cabo el juicio a Telleldín y en él se está investigando los móviles y la forma del hecho, no hay todavía a nivel oficial, ningún tipo de resolución que determine qué ha pasado y por qué”, lamentó.

Aseguró que la falta de respuesta institucional a un hecho de estas características, “de por sí abre las puertas a un nuevo evento porque el conflicto o la gente que ha perpetrado un atentado de este tipo sigue siendo gobierno hoy en Irán, sigue participando en los actos en el Hezbollah en el Líbano y la presencia de ellos está en la triple frontera con lo cual, al no haber una modificación de su agenda en cuanto al enemigo o a su forma de actuar.Hoy estamos viendo lo que está pasando en el Golfo Pérsico”. Por lo que deslizó que “la probabilidad de un nuevo hecho no es menor. Quiero aclarar que, si bien las fuerzas de seguridad y de inteligencia han modificado estructuralmente su accionar, sobre todo después de los atentados en la Argentina; me parece que la justicia no se ha allanado en tal sentido. Han sucedido un montón de vaivenes y, si bien la Argentina está mucho mejor preparada logísticamente para hacer frente, lo cierto es que no estamos lejos del conflicto más allá de lo que la gente cree o piensa”.

Con relación a cómo marcó el atentado de la AMIA, expresó: “Basta pasar por las instituciones judías y vas a ver los bloques de defensa”. “A partir del segundo atentado, sobre todo, cada institución judía, cada lugar de actividad que tenga que ver con la vida judía, se ha vuelto un objetivo o es un objetivo probable. Si bien la sociedad argentina, con su generosidad, su apertura y su capacidad de dar amor y contención, lo ha disimulado muy bien, hoy es visible que la institución judía está protegido. No existe ese fenómeno en otras instituciones”, afirmó.

El acto conmemorativo de la fecha, se llevó a cabo este mismo jueves, a las 9,53, hora exacta en donde explotó la bomba en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), aquel 18 de julio de 1994, con sirenas y una réplica de campanas en cada iglesia. Posteriormente, la oración en memoria de los muertos a la que el pueblo judío denomina Kadish y discursos. Por último, la colocación de piedras, semejante a una ofrenda floral, en memoria de las personas fallecidas.

El Dr. Levin contó, a título personal, que el día del atentado viajaba por trabajo hacia Córdoba acompañado de su esposa. “Me entero por la radio, llegando a San Francisco, y paro porque la tía de mis hijos y sus primas estaban en la AMIA, de hecho una de ellas es víctima,  Paola Czyzewski, para preguntar lo que había pasado y cómo estaban los familiares. Nos enteramos en ese primer momento que la madre y Andrea estaban bien y que no se sabía nada de Paola. Después, desgraciadamente nos enteramos que era una de las 85 víctimas del atentado. Con lo cual, a mi familia le ha repercutido en la propia entraña”.

Como mensaje final, expresó: “Hay que seguir bregando por justicia y no perder la memoria”. “En una posición fácil y cómoda se puede decir que fue un atentado a la comunidad judía. Y en realidad fue un atentado a la sociedad argentina toda. Entre las víctimas hay gente que no pertenecía y tuvo la mala suerte de pasar por la AMIA. Con lo cual, la afectación a la sociedad y la conmoción social es en general. Y en ese contexto hay que entender hay que entender que si no se resuelven los problemas estructurales como esto, en el sentido de impartir justicia y conocer la verdad, sí se abre la puerta a que estos hechos se puedan volver a repetir. El peor acto que podemos cometer, colaborando con el terrorismo, es olvidar y pretender que es a otro al que le ocurre”.

Advertisement
Compartir