La polémica detrás de la herencia del fundador de Carlos Paz

No se trata de un cumpleaños más en la historia de Carlos Paz, ya que este aniversario se encuentra enmarcado en un conflicto judicial sin precedentes que involucra la herencia de la familia del fundador.

Vista histórica de Carlos Paz.

Semanas atrás comenzó el juicio para esclarecer si Lorena Vera, una empleada doméstica que cuidaba a María del Carmen Ávila Paz (una de las nietas de Carlos Nicandro Paz) se aprovechó de su ‘incapacidad’ para quedarse con los bienes de la mujer.

Advertisement

Vera trabajó durante cinco años para la reconocida escribana, descendiente directa de Paz y la familia Ávila Paz sostiene que se aprovechó de una situación de vulnerabilidad para hacerse con parte de la fortuna del estanciero que sentó las bases fundacionales de la ciudad.

Se encuentra acusada de ‘circunvención de incapaces’ en perjuicio de una mujer que no tenía herederos al momento de su muerte y que durante ocho meses (durante el 2013, el año del centenario de la ciudad) fue desprendiéndose con donaciones de varias propiedades de un gran valor económico.

Es precisamente la hermana de María del Carmen quien formalizó una presentación contra Vera, acusándola de aprovecharse de la falta de lucidez de su empleadora para quedarse con los bienes.

La fiscal Laura Battistelli aseguró: “La acusación radica en que la empleada se habría aprovechado un estado de vulnerabilidad de esta escribana, que revestía una enfermedad hepática que la llevaba a tener episodios donde perdía la lucidez, a lo que se adiciona la muerte de su única hija que era religiosa, y la sumerge en un cuadro de duelo además de la enfermedad”.

“La escribana se desprende de más de seis departamentos, dos lotes, un edificio de playa de estacionamiento en pleno centro de Carlos Paz y de su propia casa, todo en favor de esta empleada doméstica”, dijo.

A partir de las declaraciones que se recogieron, la fiscal sostiene que se determinó que la difunta era una persona ‘apegada a sus bienes materiales’ y que deseaba que permanecieran en su familia.

En ese sentido, lo llamativo es que María del Carmen hizo donaciones que culminaron con la entrega de su propia casa a su empleada doméstica. Asimismo, trascendió la existencia de una caja fuerte donde guardaba todas las joyas familiares que se encontraba completamente vacía.

Advertisement