Por una cardiopatía severa, otorgaron la prisión domiciliaria a Raúl Sebastiani condenado por violencia de género

El empresario Raúl Sebastiani, condenado en 2017 a cinco años de prisión efectiva por violencia de género, cumplirá su pena en su domicilio, luego de ser evaluado por un cuadro cardiológico severo. La misma resolución ordenó el control satelital, sea con pulsera o tobillera electrónica, para no violar el perímetro en donde residirá hasta finalizar su condena. Caso contrario, deberá volver a prisión.

El empresario Sebastiani cumplirá su condena de cinco años de prisión por violencia de género en su domicilio.

El empresario Raúl Sebastiani cumplirá su condena por violencia de género contra su expareja, Eliana Tapia, bajo la modalidad de prisión domiciliaria, por presentar un cuadro cardiológico severo. Quedará bajo la tuición de su actual pareja Vanesa Azucena Garrido.

Advertisement

La Resolución del juez de ejecución Juan José Cima, dictada hace una semana, toma en cuenta la evaluación médica del agresor que, si bien no aconseja la internación, determina que el cuadro podría agravarse de mantenerse en esas condiciones de detención.

Asimismo, dispone de un control satelital obligatorio mediante el uso de tobillera o pulsera electrónica para que el condenado cumpla condena sin violar su perímetro de prisión.

Desde el 8 de diciembre el empresario Sebastiani cumplía su pena en el Complejo Penitenciario N° II de la localidad de Presidencia Roque Sáenz Peña.

La condena

El 22 de diciembre de 2017, la Cámara Segunda en lo Criminal y Correccional de Resistencia condenó a cinco años de prisión efectiva a Raúl Sebastiani por una serie de delitos enmarcados en violencia de género contra su ex pareja Eliana Tapia. Además, el tribunal declaró “en rebeldía” al condenado y ordenó su captura inmediata.

Sebastiani fue condenado al ser hallado responsable por los delitos de “privación ilegítima de la libertad agravada por ser cometidas contra quien mantenía una relación de pareja, con ensañamiento y por ser contra una mujer, mediando violencia de género, con amenazas con armas todo ello en concurso ideal, y en concurso real con tenencia de arma de fuego de guerra sin la debida autorización legal”.

Tras conocerse la sentencia se mantuvo casi 40 días prófugo hasta entregarse el 31 de enero de 2018.

Previo a la condena, Sebastiani ya había sido condenado a una irrisoria pena de tres años de prisión en suspenso por parte de la jueza Lidia Lezcano de Urturi, quién además había ordenado realizar un tratamiento psiquiátrica a la propia víctima. Esa pena fue anulada por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia que apartó a Urturi y ordenó conformar un nuevo tribunal que dicte una condena acorde con la gravedad de los delitos comprobados durante el juicio oral y público. Tapia fue acompañada por movimientos feministas durante todo el proceso que debió atravesar tras denunciar a su poderoso agresor.

Advertisement
Compartir